Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Y si YouTube lograra que la tierra volviera a ser plana?

Crecen de forma exponencial los creyentes en la demencial teoría de que la tierra no es redonda y está recubierta por una cúpula de cristal

youtube
“El terraplanista huye de todo conocimiento oficial y de todo lo que dicen los libros de texto", señala Alarcia, autor de 'La secta de la tierra plana'.

"El ‘terraplanista’ vive literalmente dentro de una gigantesca burbuja con base plana estancada sobre un indefinido éter”, explica Óscar Alarcia, autor de La secta de la tierra plana. En este libro autoeditado, el madrileño narra los orígenes y la evolución de un movimiento que ha vivido un sorprendente renacer en los últimos dos años. “Es algo antiguo, pero siempre había sido marginal. Sin embargo, ahora se multiplican sus seguidores”. Cuando hablamos, a mediados de noviembre, se celebra en Raleigh, Carolina del Norte, el I Gran Simposio Internacional de la Tierra Plana. “Se han juntado 14 de los más prestigiosos magufos, paranoicos y/o jetas del movimiento”, explica. Ese mismo día, otro racionalista, el astronauta Pedro Duque, intervenía en el tema vía Twitter. “Me pregunto si hay alguien que se cree de verdad que la tierra es plana, y no como broma. Alucino con que haya un youtuber español con 88.000 inscritos sobre este tema…”, escribía.

Sí, muy en serio. Desprecian cualquier hecho que refute que nuestro planeta es, básicamente, una enorme quesera. “El terraplanista huye de todo conocimiento oficial y de todo lo que dicen los libros de texto. Está convencido de que todas las figuras históricas eran malvados francmasones, niega la teoría de la evolución, la de la gravedad, el cambio climático, el heliocentrismo, el principio copernicano; la existencia de los dinosaurios, y, por supuesto, la llegada del hombre a la Luna. De hecho, no existe la Luna tal y como nos la han vendido, ni el espacio exterior, ni los satélites, ni la Antártida, ni los eclipses, ni los solsticios, ni prácticamente nada”, señala Alarcia de una superstición cuyo renacer asocia con el auge de YouTube. “Esto no hubiera pasado sin YouTube. Se ha convertido en sede de librepensadores que tienen que hacer dos o tres vídeos a la semana inventándose cosas disparatadas”. El movimiento hasta cuenta con rostros populares: el base de los Cleveland Cavaliers, Kyrie Irving, o el rapero B.o.B, a quien ni el astrofísico Neil DeGrasse Tyson –el nuevo Carl Sagan– pudo convencer. Alarcia también ha experimentado esa frustración. “Es imposible. Cuantas más pruebas empíricas traigas, con más pasión las refutan. Es una fe, un estado de conciencia alterado. Además, se adaptan. No diré que da miedo, pero es preocupante”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información