Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Delito de injurias

Es de todos conocido el caso de unos policías municipales que últimamente se ven enfrentados a la justicia por un presunto delito de injurias y odio contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a través de un grupo de WhatsApp. La rapidez de la respuesta merece elogio por lo grave de los hechos. No ocurre así con nuestros profesores de secundaria que son insultados, vejados y humillados a diario por alumnos y padres de forma pública y explícita en algunos casos. Nada puede hacerse salvo expulsar al menor del centro educativo unos pocos días tras un proceso administrativo tedioso. Estamos desprotegidos y notamos, desde hace mucho tiempo atrás, falta de apoyo en la sociedad y en la Administración. Necesitamos, igual que nuestra alcaldesa, rapidez en la justicia y respaldo social y administrativo eficaz. El futuro de todos está en peligro si no logramos invertir esta peligrosa espiral de violencia contra quienes nos educan.— Javier Santos León. San Martín de Valdeiglesias (Madrid).

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.