Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conseguir que Internet llegue a los niños africanos

La digitalización del continente pasa por políticas públicas que incentiven la creación de infraestructuras, inversión del sector privado y pedagogía para la población

Una niña en su escuela en la República Democrática del Congo.
Una niña en su escuela en la República Democrática del Congo.

El informe anual sobre el estado de la Infancia de Unicef de este año se centra en la brecha digital entre una parte del mundo que permanece desconectada y otra que se encuentra inmersa en un universo tecnológico en el que cada día hay un nuevo avance. Los niños que viven en las zonas que se quedan atrás pierden el acceso a una inmensa cantidad de información, herramientas formativas y de comunicación. Proveer a estos menores de un acceso de calidad a Internet es prioritario, pero ¿cómo se puede conseguir este objetivo?

Los focos apuntan en dos direcciones: los Gobiernos y el sector privado. Boubakar Barry es consejero delegado de Wacren, la red de investigación y educación de África central y oeste y ha recibido importantes galardones por su voluntad de implantar Internet en el continente. "Las grandes compañías deberían invertir en África y dar la posibilidad a sus jóvenes de demostrar su talento. Hay muchos de ellos que no pueden desarrollar sus ideas por falta de recursos. Reforzar las empresas locales también es muy importante. África está abierta al mundo, pero no debe consumir solo lo que se produzca fuera, también debemos desarrollar nuestros propios productos para tener en cuenta los valores y cultura africanos", explica vía correo electrónico.

El móvil, el gran aliado

"Los dispositivos móviles va a jugar un papel muy importante en África. Este continente tiene la mayor tasa de penetración del móvil". Boubakar Barry ve en su día a día la creciente importancia de los smartphones. Los teléfonos inteligentes pueden ser la clave que acelere la implantación de las nuevas tecnologías en el continente y contribuya a reducir la brecha con otras regiones más desarrolladas. Según el último informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (perteneciente a la ONU) el número de suscripciones a Internet a través de los móviles en los países menos desarrollados ha aumentado en los últimos cinco años casi un 60%. 20 de cada 100 habitantes de los países más pobres ya usa Internet a través del móvil. Esta cifra se incrementa al 50% si nos referimos a los países en vías de desarrollo. El documento señala también que en estos territorios es mucho más económica una conexión móvil que una fija. Un reciente estudio de la consultora GSMA señalaba que en África ya hay 500 millones de personas dadas de alta en un servicio de telefonía móvil. "Esto da una idea de la capacidad de penetración de la tecnología, es imparable", puntualiza Blanca Carazo, de Unicef Comité Español.

A4AI (Alliance for Affordable Internet) es una red internacional que agrupa a entidades públicas y privadas y actores de la sociedad civil que persigue el acceso universal a la Red, con el foco puesto especialmente en las mujeres. La directora ejecutiva, Sonia Jorge, explica que hay que comenzar por lo público: "Nosotros trabajamos asesorando sobre políticas públicas en dos direcciones: una la de incentivar la creación de infraestructuras y otro el de monitorear que la implantación tecnológica llega a las necesidades de la población. Sería absurdo tener todo un sistema digital al que nadie puede acceder por motivos económicos o porque no saben cómo usarlo".

Desde hace años existen iniciativas en varios países del continente para extender este acceso tecnológico. El campo educativo cuenta con varios ejemplos. "Senegal y Costa de Marfil cuentan con el programa Un estudiante, un ordenador, que permite a los alumnos comprar portátiles gracias a ayudas económicas. Estos dos países también han creado universidades virtuales para facilitar el acceso a la educación superior, que en el continente está en una media del 7%", apunta Barry. Ruanda ha situado el tema de la digitalización en la agenda política y se lo ha tomado en serio. Entre otras medidas, ha introducido un programa para llevar las tablets a los colegios. "Colocar la digitalización como prioridad no es lo común en los países africanos, tienen muchas otras urgencias que atender. La Unión Africana ha tratado de crear un plan, pero hemos comprobado que es más útil funcionar por regiones", detalla Sonia Jorge.

Ruanda ha colocado el tema de la digitalización en la agenda política y ha introducido un programa para llevar las tablets a los colegios

El acceso a Internet es también una posibilidad única para reducir la brecha de género. El informe de Unicef apunta que hay un 12% más de hombres conectados. Otro estudio de A4AI apunta que este porcentaje aumenta en África hasta casi el 20%. "Una niña con acceso a Internet tiene oportunidades únicas: información sobre sus derechos, protección, una mejor educación. En definitiva, poder participar en la sociedad de forma activa y con una opinión formada", señala Jorge. En Nigeria, por ejemplo, existe un plan nacional que exige al Ministerio de Telecomunicaciones que determine el número de niñas y mujeres sin posibilidad de utilizar Internet y poner en funcionamiento centros y planes de estudio para instruirlas por medio de colaboraciones con el sector privado.

Una niña con acceso a Internet tiene oportunidades únicas: información sobre sus derechos, protección, una mejor educación

No hay que olvidar la formación que debe acompañar a la implantación de la banda ancha. "En nuestra cultura hay muchos temas tabú que no se hablan con los niños. Además de a la infancia, hay que formar a familias y educadores para que los menores no acudan a buscar la información por su cuenta a la Red sobre los temas que no tratan con ellos", señala Barry. "Muchas organizaciones estamos ya trabajando a la hora de aportar esta pedagogía, pero tenemos que conseguir que no sean pequeñas iniciativas sino políticas estatales. Queremos un Internet libre y seguro", añade Jorge.

¿Cuál es el plazo para reducir esta brecha? "El impacto de lo que se está haciendo ahora se ve a largo plazo", responde Jorge. Barry se muestra optimista: "En 20 años tal vez no estaremos conectados al 100%, igual que no en todo el territorio de los países desarrollados los ciudadanos cuentan con banda ancha, pero sí, se podrá decir que África estará conectada si los Gobiernos crean ya un entorno adecuado".

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información