Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gracias Barnard

Desde la convicción personal de que el progreso de la humanidad se debe fundamentalmente a los ideólogos y filósofos y a los científicos e investigadores (descartando a políticos y economistas en esa mejora de la sociedad por su cortoplacismo que tan poco aporta), creo oportuno que recordemos hoy a Christiaan Barnard en el 50º aniversario del primer trasplante de corazón que abrió una vía de esperanza para muchos enfermos que, al evolucionar la técnica, han podido vivir más y mejor.— Dionisio Rodríguez. Villaviciosa de Odón (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.