Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas Estado social

Una vez que todo esto pase, y salvemos el Estado democrático de derecho, nos queda saber qué podemos hacer con el Estado social. A lo mejor, si lo defendemos con la misma fuerza y empeño, encontramos soluciones imaginativas y justas —no solo legales— para resolver el problema político de fondo: dotar al Estado de contenidos económicos y sociales suficientes para consolidar un nuevo orden económico más igualitario que el actual, y más cohesionado socialmente. El Estado social exige la extensión de las políticas públicas desde los tradicionales campos de la educación, la sanidad o la seguridad social, a la intervención en el mundo laboral y económico, así como en el urbanismo y la vivienda, el medio ambiente y la cultura, proporcionando especial protección a los ciudadanos que más la necesitan.— Luis Fernando Crespo Zorita. Alcalá de Henares (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.