Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiempo de diálogo en Cataluña, según la prensa británica

Financial Times, The Economist y The Guardian consideran que la confrontación ha entrado en una segunda fase, la de la negociación, que quizá permitirá evitar el “desastre”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su discurso en el Congreso de los diputados el pasado 11 de octubre.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su discurso en el Congreso de los diputados el pasado 11 de octubre. Getty Images

Los últimos pasos dados tanto por el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, como por el Gobierno de Mariano Rajoy en la crisis catalana siguen concentrando la atención de la prensa internacional. El pleno del pasado martes en el Parlament, ha sido percibido como un punto de inflexión en la escalada de tensión que enfrenta al Gobierno regional con el Estado. Asímismo, el requerimiento enviado por Rajoy —paso previo a la activación del artículo 155 de la Constitución- para que el líder regional aclare la efectividad de la declaración de independencia, ha sido destacada de manera positiva a la excepción de The Guardian. De hecho, esta semana, la prensa britanica ha demostrado un particular interés por el conflicto. Financial Times, The Economist y The Guardian consideran que la confrontación ha entrado en una segunda fase, la de la negociación, del respiro, que quizá permitirá evitar el “desastre”.

Financial Times, en su editorial titulado “El bienvenido paso a tras de España ante el precipicio”, valora positivamente tanto la llamada al dialogo de Puigdemont como “la respuesta medida” de Rajoy que califica de “alivio”. “Una reacción inmediata hubiera con certeza profundizado la confrontación con los separatistas y complicado el alcance de un compromiso político”, valora. El diario aprueba la decisión de Rajoy de dar plazo a Puigdemont para aclarar su posición: “Son pequeños avances pero son prometedores. Esto permite a ambas partes bajar la tensión, controlar a sus miembros más radicales, y abrir canales de diálogo que hasta entonces no existían. Es una crisis política. La única manera de resolverla de manera pacífica es a través del dialogo”, apunta. Financial Times concluye su editorial recordando la necesidad de evitar “una demostración de fuerza contra producente como la del 1-O”, y la importancia de otorgar una mayor autonomía a la región. “Sería tentador para el señor Rajoy pensar que, con el tiempo, las aspiraciones independentistas se irán calmando para luego desaparecer. Semejante complacencia ha conducido a la situación actual. La única manera de acabar con este conflicto es a través de un compromiso”, señala.

Para The Economist, quien tiene que actuar es Puigdemont. “El sueño catalán de independencia se ha disuelto al contacto con la realidad”, recalca la revista económica que considera que el president tiene dos opciones: dar un paso atrás o seguir desafiando al Estado. “Si decide optar por lo segundo, España se dirige hacia lo desconocido”. “Los acontecimientos de los últimos días han demostrado que, al contrario de lo que aseguraba la coalición independentista, no hay sececión sin dolor”, destaca. La publicación, que recuerda que “40 de las empresas más importantes de Cataluña han abandonado la región” alerta de que la decisión de Puigdemont de suspender la declaración de independencia solo contribuye a prolongar la agonía del sector”. Tanto la manifestación del pasado 8 de octubre en Barcelona en contra de la independencia, como la carencia de apoyo internacional y las fracturas dentro de su propia coalición, constituyen para The Economist pruebas de la inviabilidad del procés. “De una manera u de otra, en las próximas semanas, los catalanes serán llamados a votar para un nuevo Gobierno local – está vez de forma legal –. Pero antes de que esto ocurra, existe el riesgo de que se profundice el conflicto, la desobediencia civil y quizá también la violencia en Cataluña”, concluye.

“Time to talk” es como The Guardian titula su editorial en el que analiza y valora las estrategias elegidas por Mariano Rajoy y Carles Puigdemont. El diario británico se muestra particularmente crítico con el jefe del Gobierno. Considera que el “rechazo categórico de Rajoy al diálogo ofrecido por Puigdemont” podría convertirse en “una estrategia altamente arriesgada”. El diario destaca que “Rajoy ni siquiera pidió disculpas por la actuación policial del 1-O —a diferencia de algunos de sus colegas que si lo hicieron—(…), y que no se ha movido de su posición de rechazo al diálogo”, a pesar de la llamada del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, “a resolver esta crisis de la única manera posible: usando la fuerza de los argumentos y no el argumento de la fuerza”. The Guardian insta a Rajoy a “resistir a las presiones por aplicar el artículo 155” y a “dar un paso hacía más federalismo” para evitar que esta crisis constitucional “se convierta en una catástrofe”. Respecto al líder independentista, el diario tilda la jugada del president de “táctica y comprensible”. Una serie de factores debilitan las aspiraciones de Puigdemont y explican su estrategia según la publicación: la Nación española es indivisible y por lo tanto, ningún camino legal podrá permitir a una región separarse del resto del país; las empresas y los bancos “están opuestos a la independencia” y muchos de ellos han trasladado sus sedes; los independentistas carecen de una mayoría clara —aunque el haya obtenido un 90% de los votos, la participación no superó el 43%—, y “su propia coalición independentista está sufriendo tensiones”, apunta.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información