Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al magnate Espírito Santo se le congela la pensión

El polémico exbanquero portugués recibía hasta ahora 39.000 euros netos al mes

Ricardo Salgado provocó la bancarrota del primer banco privado de Portugal.
Ricardo Salgado provocó la bancarrota del primer banco privado de Portugal. REUTERS

A Ricardo Salgado Espírito Santo le han congelado la pensión. Desde que provocó la bancarrota del primer banco privado de Portugal (2014), desde que fue implicado en la Operación Marqués por blanqueo de dinero y fraude fiscal, y desde que también fue implicado en la Operación Monte Branco más o menos por los mismos delitos, está en su casa de Cascais con una pensión de 90.000 euros netos y mensuales.

La situación no deja de ser incómoda para el que fue durante décadas dono disto tudo —dueño de todo Portugal—, acostumbrado a poner y quitar ministros sin importar su color. A raíz de la quiebra del banco le embargaron sus bienes conocidos y le quitaron el pasaporte. Su tiempo lo pasa escribiendo libros y preparando su defensa para cuando llegue el momento de los tribunales. Su vida retirada recibía consuelo mensualmente con la jugosa pensión por los servicios prestados en el banco que hundió. Cuando los nuevos administradores del banco se dieron cuenta de las pensiones que recibían sus exresponsables, acudieron a los tribunales para rebajarla a 11.500 euros brutos, porque, según el banco, la pensión no podía ser mayor que el sueldo más alto pagado antes de ser intervenido por el Estado. Los jueces se quedaron entre medias, ni 90.000 ni 11.500, 39.000 euros.

La noticia de la rebaja despertó al Ministerio Fiscal, que solicitó al Tribunal Central de Instrucción Criminal el embargo de la pensión al igual que ya se habían embargado los bienes conocidos de Salgado. A partir de este mes, el implicado en delitos de fraude cualificado, falsificación de documentos, falsedad informática, fraude fiscal, deslealtad, abuso de confianza, blanqueamiento de dinero y corrupción dejará de recibir los 39.000 euros.

El embargo de la pensión como el resto de los bienes conocidos de la familia Espírito Santo son medidas cautelares para el pago de indemnizaciones o pérdidas del Estado en el caso de que haya condena. Los inmensos bienes del Espírito Santo son controlados judicialmente hasta entonces.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.