Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Respetar la Constitución

Ayer por la noche el Gran Teatro del Liceo se tornó en un mitin independentista inesperado (con insignias incluidas). Como músico y melómano sentí tristeza y vergüenza al ver cómo algunos aprovechaban el oportunismo político para boicotear lo que a tantas sociedades nos ha unido: el amor por la música.

El arte no es de nadie, tampoco entiende de ideologías, por lo que utilizar con fines políticos una ocasión en la que muchos nos reunimos para disfrutarlo es mezquino y ofensivo, no para los que pensamos diferente, sino que para la música en sí.— Hugo Manuel van Dijk de Haro. Barcelona.


Es inviable hacer que un país persevere o simplemente perdure, si es en el propio sistema político donde reside el mayor número de corrupciones. ¿Cómo esperar que los ciudadanos respeten una Constitución que los mismos gobernantes son los que la mancillan? No podemos esperar que las nuevas generaciones respeten ese sistema jurídico que no es capaz de encarcelar al ministro que ha robado millones de los bolsillos de quienes le votaron. Es una pena no poder tomar a tu país en serio, pensar que somos un país de pandereta. Soy la primera a la que duelen estas palabras y no habría pensado en ponerlas sobre el papel si no creyera que todavía podemos volver a construir a base de personas honradas y comprometidas este país.— Rocío Castejón Echevarne. Barcelona.


¿Hay algo más que el nacionalismo y separatismo catalán en el Estado español?— Ángel Villegas Bravo. 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.