Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco pautas para que los niños lleven una “dieta digital” equilibrada

El entrenamiento, la supervisión y la comunicación tanto en casa como en el colegio es fundamental para el buen uso de las nuevas tecnologías

Cinco pautas para que los niños lleven una “dieta digital” equilibrada

El denominado “tiempo de pantalla” es una expresión muy relativa que genera bastante discusión. ¿Cuál debería ser el tiempo de uso prudente de las NTIC por parte de los niños? Se trata de una cuestión que resulta un quebradero de cabeza ya no solo entre los padres, que se tornan ansiosos por no querer exponer a sus hijos más de la cuenta a merced de las NTIC, sino que en general, es un asunto complejo para todos.

Para aclarar el tema, Anne Longfield, directora de Children's Commissioner for England, organización en defensa de los derechos humanos de los niños, ha comparado recientemente el uso excesivo de las redes sociales con la comida basura y ha instado a los padres a regular el tiempo de uso mediante una campaña digital denominada “Digital 5 A Day”, un programa que pretende reflejar las preocupaciones de los padres así como los comportamientos y las necesidades de los niños basándose en cinco claves para mejorar el bienestar mental del NHS (National Health Service) o Servicio Público de Salud del Reino Unido.

¿Cuáles son las claves del bienestar mental?

Estas cinco pautas básicas a seguir para equilibrar la convivencia con la tecnología digital son: la creatividad, la actividad física, la interacción con otros, la conciencia de uso y la importancia de la conectividad. Para su autora, representan el equilibrio que se necesita para llevar una “dieta digital” saludable y equilibrada. Este sistema, además, permitiría establecer unos acuerdos familiares sobre el uso de Internet en los diferentes dispositivos digitales y su tiempo de duración tanto en el momento de las vacaciones como en el tiempo de trabajo o el colegio.

Para Celso Arango, vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y jefe del servicio psiquiátrico del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, estas pautas son fundamentales para convivir de manera saludable con los dispositivos tecnológicos. “Es necesaria una educación digital bien desarrollada pues, así como se aprende a montar en bicicleta, se debe aprender a manejar las nuevas tecnologías, sobre todo por parte de los niños”, comenta.

Sin embargo, definir “tiempo de pantalla” es difícil, pues no es lo mismo referirse a la pantalla de un IPad que a la de un ordenador de mesa, un Kindle o una televisión para jugar a los videojuegos. Como la mayoría de las pantallas hoy en día son multifuncionales, sino se especifica su contenido, el contexto y las conexiones involucradas, la definición continuará siendo confusa. Medir el uso de la tecnología en términos de cantidad y no de calidad también es difícil, pues muchas veces los niños pasan tiempo en diferentes dispositivos en múltiples lugares y es complicado calcular el tiempo real que pasan conectados.

En opinión de Arango, la tecnología no es nuestro enemigo, sino que comporta múltiples ventajas, no obstante, tiene que imperar siempre el sentido común para su correcto uso. “Todo conlleva riesgos, hoy en día los niños son usuarios muy activos, por lo que hay que estipular la edad más conveniente para comenzar a usar según qué tipo de dispositivos, así como educarlos mediante un programa de iniciación e introducción a los diferentes dispositivos tecnológicos”, explica.

Riesgos del uso prolongado de las NTIC

Como todo en la vida, el exceso casi nunca es bueno, por lo que con la tecnología ocurre lo mismo. Su uso prolongado es uno de los riesgos que puede resultar contraproducente, como provocar una adicción. Ya sea a una aplicación concreta, a las redes sociales o, a internet en general, los niños son aún más susceptibles de caer en ella si no se les proporciona una orientación. “Cuando el uso de algún dispositivo no resulta placentero, sino que se dejan de hacer otras cosas por la necesidad de estar conectado a internet es cuando existe un problema”, dice Arango.

Sin embargo, no se puede concluir que las tecnologías conlleven serios riesgos para la salud si no los usas de manera adecuada, ya que siempre va a depender del uso personal que se le dé. Para Arango, la adicción es casi el único y mayor riesgo que puede provocar un mal uso de la tecnología. “Ponerse nervioso, pasarlo mal y angustiarse si no se usa un dispositivo tecnológico es un síntoma claro de adicción”, asegura el experto. Sin embargo, hoy en día, su uso es cada vez mayor en las aulas, por ejemplo, las tablets se usan casi todo el tiempo como herramienta educativa, por lo que enseñar también en el manejo de las nuevas tecnologías resultará fundamental.

Un informe realizado por el departamento de comunicación del London School of Economics and Political Science (LSE) detalla y asesora a las familias sobre el tiempo recomendado de uso de las tecnologías que procura mensajes positivos y alentadores sobre el uso de la misma por parte de los niños.

Según Celso Arango, lo más importante para empezar es que exista una adecuada regulación. “El entrenamiento, la supervisión y la comunicación tanto en casa como en el colegio será fundamental para el buen uso y aprovechamiento de las nuevas tecnologías”, concluye.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información