Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelven las pateras

El aumento de llegadas desde Marruecos obliga a revisar las políticas aplicadas hasta ahora

Migrantes de origen magrebí tras ser rescatados en Motril.
Migrantes de origen magrebí tras ser rescatados en Motril. EFE

Los servicios de vigilancia costera han rescatado hasta septiembre más inmigrantes en el estrecho de Gibraltar y el mar de Alborán que en todo 2016. Concretamente, 11.043 frente a los 10.398 del año anterior. Estas cifras están aún lejos de los más de 100.000 migrantes que llegaron a Italia en 2016, pero el incremento puede marcar una nueva tendencia que no debería tomarnos por sorpresa.

Los emigrantes que suben de África tienen por destino la Unión Europea, y si encuentran dificultades por una ruta, cambian a otra. Como ha recordado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en su discurso sobre el estado de la Unión, el acuerdo con Turquía ha permitido reducir el 97% de las llegadas por la ruta oriental y las recientes inversiones en Libia han rebajado hasta un 81% las de la ruta central. Pero las pateras vuelven a la costa andaluza y hay que anticiparse a un posible incremento.

El hecho de que volvamos a ver precarias embarcaciones de madera nos retrotrae a la crisis migratoria de hace 10 años. Como entonces, solo se podrá atajar mediante acuerdos con los países emisores y de tránsito. Particularmente importante es Marruecos, cuya colaboración debemos asegurar. Ahora, sin embargo, la situación es diferente.

La tierra de promisión es el conjunto de la UE y las olas migratorias son vasos comunicantes cuya gestión requiere una acción concertada. Puede que el Gobierno comience por fin a entender que no debe mantenerse la resistencia a colaborar en la acogida de refugiados. La que llega ahora es una migración económica que tiene en la prosperidad relativa de Europa su principal combustible. Europa está envejecida y necesita inmigrantes, pero de forma regulada y ordenada. El problema es de Europa y la solución debe venir, también en este caso, del conjunto de la Unión.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.