Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Problemas quirúrgicos más frecuentes en niños y cuándo operarlos

Frenillos, fimosis, hernias... Una guía de los márgenes de edad recomendados para cada intervención

Problemas quirúrgicos más frecuentes en niños y cuándo operarlos

El tema del que vamos a tratar hoy genera muchísimas consultas tanto en nuestro grupo cómo en nuestras consultas de la “vida real” y creemos que desde El médico de mi hij@ les puede resultar muy interesante. Queremos que solo se trate de una guía aproximada, de unos márgenes de edades recomendados para la intervención de los problemas quirúrgicos más frecuentes en niños. Al ser una guía tendrá variaciones, según cada servicio de cirugía y según cada profesional. Quizás es el artículo más técnico de los que hemos escrito hasta ahora e intentaré explicarlo de la manera más sencilla posible e ilustrativa para que podáis entenderlo sin dificultades.

El médico de mi hij@

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació en 2011 el grupo de Facebook El médico de mi hij@.

En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil, entre ellos su creador, el pediatra y colaborador de este diario Jesús Martínez, atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita.

La gran mayoría de las patologías en cirugía pediátrica se deben intervenir de forma programada, esto quiere decir que no son urgencias, aunque es cierto que en algunas situaciones el momento quirúrgico se podría adelantar debido a complicaciones o a un aumento en la sintomatología del propio niño.

Y se programan por varios motivos:

  1. Muchísimas veces una enfermedad en la que podría ser necesaria una intervención como, por ejemplo, una hernia umbilical o un hidrocele se resuelven espontáneamente y esta intervención no tiene porque llevarse a cabo, ese es el motivo por el que en muchas patologías hay que esperar hasta cierta edad para saber si será necesario operar o no.
  2. Los aspectos psicológicos son fundamentales cuando hablamos de este tema ya que no deja de ser un momento de mucho miedo tanto para la familia como para el niño. Está más que demostrado que la hospitalización de niños entre dos y cinco años suele ser una experiencia muy traumática, muchas veces es la primera vez que están fuera del ambiente de su familia y se pueden sentir “abandonados”. A partir de los cinco años, los niños son capaces de entender mucho más lo que está pasando, de comprender por qué están en un hospital, cuáles son los beneficios que obtendrán y, por lo tanto, son capaces de aceptar, de mejores modos, la separación, motivos más que suficientes para retrasar una operación.
  3. Por otra parte, hay ciertas cirugías que requieren colaboración del niño tras la intervención como son, por ejemplo, las ortopédicas, por lo tanto, es necesario que el menor pueda entender y conocer todo lo que tiene que hacer para tener una pronta recuperación.
  4. En este sentido, las cirugías ambulatorias (alta en el mismo día de la intervención) y la permanencia de los padres en la mayor parte del proceso son los factores que más ayudan.

Dividiremos las principales indicaciones por zonas:

Problemas de cuello y cara

FRENILLO LINGUAL: Se interviene en la época de recién nacido si dificulta la lactancia y en época preescolar si dificulta el lenguaje.

FRENILLO LABIAL SUPERIOR: Se suele intervenir a partir de los seis/ siete años si el ortodoncista lo considera conveniente.

APÉNDICE PREAURICULAR: Es como una bolita delante de la orejay se puede operar antes de los seis años por estética.

QUISTE DE COLA DE CEJA: Zona más engrosada en el extremo de la ceja, es vista por el cirujano en el momento en que se diagnostica, se interviene a partir de los seis a los 12 meses.

QUISTE CONDUCTO TIROGLOSO: Tumoración en el cuello en la línea media. Se interviene de forma programada, si está inflamado o infectado hay que esperar a que mejore para operar.

FISTULA BRANQUIAL: Orificios en cuello o cara, pueden infectarse. Se operan a partir del año.

QUISTE BRANQUIAL: Tumoración en la parte lateral del cuello. A partir del diagnóstico se opera en forma programada

OREJAS ALADAS: Son las orejas “de Dumbo”. Se intervienen si son un problema estético o de autoestima para el niño a partir de los seis años.

Problemas de abdomen y región genital

HERNIA UMBILICAL: En la mayoría de los casos desaparece sola. Si no se resuelve se interviene a partir de los cuatro años.

HERNIA INGUINAL: Se interviene de forma programada a partir del momento del diagnóstico. Si surge alguna complicación puede ser necesario operar de forma urgente.·

HERNIA EPIGÁSTRICA: (entre ombligo y dónde termina el esternón). En caso de operarse se realiza a partir de los dos años.

HIDROCELE: Líquido en la bolsa escrotal (dónde están los testículos), normalmente, se resuelve solo, si no es así, se opera entre los 18-24 meses

CRIPTORQUIDIA: Ausencia de uno de los dos testículos .Se deriva a partir de los seis meses si no descienden

Y además,

FIMOSIS: Se suele resolver espontáneamente antes de la adolescencia, por lo que se interviene de forma programada a partir de los seis años. Se opera antes de este tiempo cuando ocasiona infecciones genitales o urinarias a repetición.

HIPOSPADIAS: Cuando el orificio de salida de la orina en el pene está más bajo de lo normal. Se interviene a partir de los seis meses hasta los dos años.

SINEQUIA VULVAR: Este nombre tan extraño no es más que la manera técnica de decir que a la niña se le han adherido los labios menores, uno al otro, y que hay que hacer algo para despegarlos. Suele desaparecer espontáneamente. No suele ser necesario intervenir.

VARICOCELE: Varices en la bolsa escrotal. Intervención programada, según gravedad en la adolescencia.

FRENILLO PENEANO CORTO: Tejido que está en la parte inferior del glande y lo une al prepucio. Se suele operar a partir de los tres años si produce molestias.

Problemas torácicos

Problemas quirúrgicos más frecuentes en niños y cuándo operarlos
  • GINECOMASTIA DEL VARÓN ADOLESCENTE: Aumento del tamaño mamario de forma excesiva y persistente. De forma programada a partir de los 13 años.

  • PECTUM EXCAVATUM: Hundimiento del esternón y costillas en la parte media. A partir de los 10 años.

Problemas ortopédicos

SINDACTILIA: Unión de dos o más dedos entre sí. Se interviene entre los seis meses y dos años.

POLIDACTILIA: Mayor número de dedos en manos o pies. A partir de los tres años.

PULGAR EN RESORTE: A partir del año de vida.

Cómo veis las edades de intervención varían, no son específicas, sino que implican un amplio intervalo de tiempo. Todas las patologías de las que hemos hablado anteriormente se operan de coordinación, esto quiere decir que el pediatra, una vez las detecte, derivará el caso al cirujano y que, conjuntamente, con él se pautará en qué momento se realizará la intervención.

Esperamos que a pesar de las palabras técnicas hayan aprendido mucho.

*Andrea Masiá de Barbieri es pediatra

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información