Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tacones de la discordia de Melania Trump son unos ‘Manolos’

La primera dama usa habitualmente zapatos de 10 centímetros de Blahnik, Jimmy Choo y Dolce & Gabbana

Los zapatos criticados de Melania Trump.
Los zapatos criticados de Melania Trump. AFP

La tormenta mediática que han levantado los salones de aguja de Melania Trump ha puesto en evidencia el poder simbólico de la moda. El martes por la mañana, camino de embarcar al avión que la llevaría a Texas para visitar la zona devastada por el huracán Harvey, los fotógrafos la captaron luciendo unos sofisticados tacones de piel de serpiente que la mayoría de medios han atribuido a Manolo Blahnik. Si bien también podrían ser de Dolce & Gabbana o Jimmy Choo, otras de sus marcas habituales. Y es que aunque cambie la firma, Trump suele ser fiel a salones de alturas kilométricas. De hecho, cuando no los lleva, es noticia: “Melania Trump cambia los stilettos por unos zapatos planos de Manolo Blahnik”, titulaba este verano Harper’s Bazaar en una noticia sorbe el matrimonio.

Y es que mientras para el resto de las mortales subirse a unos tacones de diez centímetros puede ser una tarea titánica, para Melania es un gesto absolutamente prosaico. Una costumbre que en esta ocasión le ha jugado una mala pasada. Pocos minutos después de hacerse públicas esas imágenes, muchos ciudadanos se preguntaban si ese era el atuendo más adecuado para hacer frente a una catástrofe: “Eres Melania Trump, vas a #Texas, que vive el peor DESASTRE en su historia, y te vistes con tacones y como si fueras a una pasarela…” lamentaba el periodista mexicano Manuel López de San Martín. Fue sólo una de larga lista de reproches que se lanzaron desde la red. Muchos lo han interpretado como una muestra más de la desconexión de la administración Trump de la realidad.

La primera dama usa habitualmente tacones de 10 centímetros.
La primera dama usa habitualmente tacones de 10 centímetros. AFP

Al bajar del avión, Melania había cambiado los tacones por unas deportivas Stan Smith de Adidas. Apostó por la comodidad pero continuaba el desfile. La impoluta camisa blanca, la gorra con apodo: Flotus - acrónimo de First Lady of the United States - las gafas de aviador, todo a la última moda. Tal y como apuntaba con acierto la periodista de The Washington Post Robin Givhan, para Melania, que pocas veces habla en público, su apariencia y las fotos que se hacen de ella “son su legado”. La directora de comunicaciones de la señora Trump, Stephanie Grisham, se lamentaba en el comunicado que lanzó para capear la crisis: “Es triste que tengamos el desastre natural en Texas en activo, y la gente esté preocupada sobre sus zapatos”. Pero, ¿son los zapatos de Melania sólo unos zapatos? Parece evidente que no.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >