Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Law Roach, el estilista del momento en Hollywood

Ha convertido a Zendaya o Céline Dion en iconos de moda

Zendaya y Law Roach, en el desfile de Ralph & Russo, en la semana de la moda de París.
Zendaya y Law Roach, en el desfile de Ralph & Russo, en la semana de la moda de París. WireImage

Su primer contacto con la moda fue a través de las muñecas Barbie. “Yo no tenía, pero mis hermanas pequeñas me dejaban jugar con las suyas, y las vestía e improvisaba looks”, explica Law Roach por teléfono desde Los Ángeles, donde vive desde hace seis años, aunque fue en Chicago donde se formó su pasión.

“La moda siempre me cautivó, desde muy pequeño. Las muñecas despertaron mi pasión, pero quienes siempre me han inspirado son las mujeres reales”, continúa. “Mi abuela era muy religiosa, y cada domingo era un ritual para ella: elegir el vestido, los zapatos, maquillarse... Contemplar eso desde muy joven, me hizo enamorarme de las mujeres y de su estilo”.

Pero en el Chicago en el que Law Roach nació y creció vivir de la moda, del arte, no parecía una opción. Con su abuela también se acostumbró a ir a tiendas de ropa de segunda mano, después pasó a trabajar en una y acabó montando la suya propia, Deliciously Vintage.

“Para mí no era una simple tienda, por allí pasaban muchos estilistas fui aprendiendo en qué consistía su trabajo y en la tienda acabamos siendo estilistas de todos los clientes que pasaban por allí y nos pedían consejo”, recuerda. El cliente más importante que tuvo en aquellos años, y por el que todo despegó fue otro vecino de Chicago: Kanye West.

La actriz Zendaya en Los Oscar de 2015. ampliar foto
La actriz Zendaya en Los Oscar de 2015.

En 2009, los paparazis de TMZ pillaron al rapero entrando en la tienda de Roach, en la que se gastó 5.000 dólares buscando inspiración para su propia línea de ropa, y desde aquel momento estilistas y diseñadores de todo el mundo empezaron a llamarle o a acercarse por allí. Fue cuando decidió mudarse a Los Ángeles y un amigo y antiguo cliente de la tienda le presentó al padre de quien por entonces era una estrella infantil en ciernes de Disney: Zendaya.

“Nos conocimos un día para encontrarle un vestido para el estreno de la película de Justin Bieber, y fue un flechazo”, recuerda ahora el estilista. Zendaya tenía 13 años, ahora tiene 20 y llevan trabajando juntos desde aquel día. “Desde que la conocí vi que ella tenía mucho que decir y hacer y podíamos hacerlo usando la moda como plataforma”.

Al principio, les costó. Las firmas no querían trabajar con una adolescente prácticamente desconocida, pero Roach peleó cada look, y, según cuenta Zendaya, le enseñó todo lo que ella sabe ahora sobre moda y estilo. “Un estilo que es imposible de definir”, dice Roach. “No puedes decir ‘esto es muy Zendaya’ porque ella no tiene miedo a nada”. La primera prueba de ello fue el vestido blanco de Vivienne Westwood que llevó en los Oscar de 2015 con su pelo peinado en rastas. “Ha sido uno de los estilimos más controvertidos —una presentadora estadounidense dijo que parecía que fumaba marihuana—, pero sigue siendo uno de mis favoritos”, recuerda.

El estilista Law Roach junto a la cantante Céline Dion, en Nueva York, el pasado abril. ampliar foto
El estilista Law Roach junto a la cantante Céline Dion, en Nueva York, el pasado abril. GC Images

Zendaya ha sido también su puerta de entrada en Hollywood y el mundo de celebridades. Céline Dion conocía a la actriz porque sus hijos gemelos eran fans de su serie Disney y cuando empezó a verla también en las alfombras, llamó a Roach. “Después de largas conversaciones sobre moda, mujeres, belleza… me pidió trabajar con ella un mes en París, y creo que las elecciones que hice para ella, como la sudadera de Titanic de Vetements, le hicieron feliz”.

Una publicación compartida de Céline Dion (@celinedion) el

La diva ha reconocido que gracias a la moda y a Roach ha vuelto a encontrar la felicidad. Y las revistas especializadas también están felices por este icono de moda renacido. “Yo no creo que sea un renacimiento”, matiza Roach. “Sino que ha nacido una nueva Céline, una que no conocíamos”.

Ahora a Roach lo llaman de todas partes, ha sido el primer estilista afroamericano en aparecer en la lista de los más poderosos de Hollywood. Ha trabajado con Ariana Grande en su último tour y prepara su lanzamiento “en un futuro cercano” de su propia línea de ropa. “La moda es evolución y es fantasía”, dice, así que no se pone límites como no se los ponen sus “chicas”.

Un arquitecto de la imagen que no se pone límites

Law Roach no se define como estilista, no le molesta la palabra, pero prefiere llamarse “arquitecto de imagen”. “Me gusta pensar que mi trabajo es más intelectual. Intento descubrir quiénes son mis chicas, hago un plan, un diseño y, como los arquitectos, estoy ahí para asegurarme de que el resultado final es perfecto”, explica. No solo elige el vestido, Roach piensa el peinado, el maquillaje. “Mi trabajo es supervisar todo”. Y en su caso, ese producto final casi siempre le llega “en sueños”. “Elijo los vestidos con ellas, y luego me dejan imaginar el resto: con el ‘look’ de Zendaya en la Gala del Met fue así: elegimos el Dolce & Gabbana, y esa noche la vi con esa melena enorme”. Aunque si de soñar se trata, su mayor sueño habría sido poder trabajar con Prince. “Su estilo era tan único..., y me encanta la gente que juega con los géneros, que no se pone límites”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >