Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

A las generaciones futuras

Quisiera utilizar esta sección de su diario para dirigirme a las generaciones futuras, incluso a las que aún no han nacido. Me parece justo explicarles desde este presente, que será pasado remoto para ellas, por qué están padeciendo tan gravísimos problemas medioambientales.

En nuestro tiempo el hombre actuaba cegado por el dinero y la economía. Los países, las empresas y las personas más ricas del mundo tenían como único objetivo aumentar su riqueza a cualquier precio. El primer mundo vivía una orgía consumista mientras la pobreza y el analfabetismo del resto provocaba un crecimiento demográfico que terminó agotando los recursos. Y lo peor: fuimos testigos del cada vez más acelerado deterioro de nuestro planeta, de su contaminación y calentamiento, del avance de la desertización y la extinción de especies… sin hacer nada. Ya éramos conscientes de la magnitud del problema pero teníamos claro que las más graves consecuencias no serían para nosotros sino para vosotros. Por eso no actuamos. Por egoísmo y falta de responsabilidad. La misma que nos llevaba a no votar en las elecciones o a seguir eligiendo líderes incapaces de mejorar el futuro, vuestro presente. Ojalá podáis sobrevivir al daño que la nuestra os hizo.— Pablo González Caballero. Madrid.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.