Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los antivacunas franceses preparan una demanda colectiva contra las farmacéuticas

Una asociación intenta resucitar el bulo que relaciona inmunización con autismo. Uno de cada dos ciudadanos se opone a la vacunación obligatoria anunciada por el Gobierno

Un bebé recibe una vacuna.
Un bebé recibe una vacuna. Getty

Mientras el Gobierno de Emmanuel Macron se prepara para que a partir de 2018 sea obligatorio en Francia vacunar a los menores para 11 enfermedades, una asociación se ha movilizado para resucitar en el país el bulo de las vacunas y el autismo. Según ha anunciado la organización Autisme Vaccinacions (Autismo Vacunaciones), en septiembre presentará ante un tribunal de París una demanda colectiva en nombre de un centenar de familias contra cuatro grandes farmacéuticas, Sanofi, Pfizer, Eli Lilly y GlaxoSmithKline.

Las familias quieren pedir una "indemnización por daños causados por la vacunación pediátrica", a la que consideran responsable de un aumento de los casos de autismo entre los niños, adelantó al diario Le Parisien Martine Ferguson-André. Esta mujer, que es miembro de la comisión de salud del partido ecologista Europe Ecologie-les Verts (EELV), sostiene que a su hijo le diagnosticaron autismo después de recibir cinco vacunas a los 10 meses. "Vamos a atacar ante la justicia a esos cuatro laboratorios que han comercializado vacunas para conocer la verdad", explicó el motivo de la acción.

Ferguson-André se dice convencida de que el origen de la enfermedad de su hijo está en el timerosal, compuesto por etilmercurio, que se usa como conservante, y que habría sido hallado en la sangre del pequeño. Tal como recordó EL PAÍS en un artículo reciente, después de que el presentador español Javier Cárdenas propagara también de nuevo el bulo de la vinculación entre las vacunas y el autismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha certificado que este compuesto solo supone un 0,1% de las fuentes de mercurio a las que está expuesto el ser humano. Aun así, por precaución, el timerosal ha sido retirado de muchas vacunas.

Según Le Parisien, la instigadora de la demanda, que asegura haber recibido "amenazas de muerte" desde que se implicó en la batalla antivacunas, intenta organizar también la proyección del documental Vaxxed presentado el año pasado por Andrew Wakefield, en el que se afirma que las autoridades sanitarias estadounidenses han ocultado un vínculo entre la vacuna de la triple vírica (sarampión, rubeola y paperas) y el autismo. Este médico británico es considerado el instigador de esta falsa teoría que vincula las vacunas con el autismo, que lanzó por primera vez en un estudio erróneo publicado en 1998 por la revista The Lancet, y que ha servido de argumento principal para el movimiento antivacunas. La publicación retiró de sus archivos el artículo después de que se descubriera que Wakefield había manipulado el estudio para obtener esos resultados, motivo por el cual además el Colegio General Médico Británico lo expulsó por actuar de "forma deshonesta e irresponsable".

Pero si esta postura extrema ha sido relativizada rápidamente por los medios franceses, lo que es innegable es que en Francia el debate sobre las vacunas sigue siendo algo muy controvertido. Según una encuesta publicada la semana pasada, después del anuncio del Gobierno, uno de cada dos franceses se opone a la idea de que las 11 vacunas sean obligatorias, como pretende el ejecutivo de Macron. Y el 39% de los consultados considera que los riesgos que estas implican son mayores que los beneficios, una cifra que, en solo dos años, ha aumentado 12 puntos, destaca el estudio de Odoxa. Todo ello a pesar de que, subraya la encuesta, en Francia el 70% de los niños menores de dos años reciben ya las 11 vacunas que a partir del año que viene deberían ser obligatorias.

Stéphanie Donzello, presidenta de Vaccinathon, una organización que recolecta fondos para "ayudar a los enfermos víctimas de efectos indeseables de las vacunas", dijo a la cadena BFM TV que se ha puesto en contacto con varias organizaciones, tanto en Francia como en el extranjero, para constituir un "movimiento por la libertad de vacunación" y que están organizando marchas por todo el país. Es lo que reclama también la Liga Nacional Por la Libertad de Vacunación, que está reuniendo firmas para oponerse al proyecto de las 11 vacunas obligatorias.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información