Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

18 de julio

Una fecha muy triste en la historia de España. Los acontecimientos de un alzamiento de unos militares para acabar con la democracia e instaurar una dictadura durante 40 años marcaron para siempre a todos, fueran de la ideología que fueran, sobre todo a los perdedores. Hoy, nuestros jóvenes, que nacieron en democracia, deben saber que sus padres y abuelos que vivieron esa atroz guerra civil y después la falta de libertades, hoy se sienten orgullosos de haber conseguido lo que tenemos: el periodo más largo y más prospero de nuestro país. Actualmente, tenemos unos Ejércitos cuyos integrantes son defensores del ordenamiento constitucional, y son otros tiempos que no tienen nada que ver con aquel periodo. Pero la democracia no se regala, se hace en el día a día. Esto es como un campo de cultivos: si queremos productos de primera, lo tenemos que cuidar con abonos de calidad, y la mejor marca se llama libertad de expresión.— José Antonio Cabeza Cabeza. Barbate, Cádiz.

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.