Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ciudades verdes

Diseñando con la naturaleza y no contra ella

Entrevista a la arquitecta paisajista Linda S. Velazquez sobre la necesidad de una arquitectura verde en las ciudades

Jardín interior en Berlín, Alemania. Ampliar foto
Jardín interior en Berlín, Alemania. EFE

Linda S. Velazquez, es miembro de la Asociación Americana de Arquitectos Paisajistas (ASLA), GRP, LEED AP. Fundadora y editora de Greenroofs (1999) y consultora de diseño de su compañía Sky Gardens (2004). Estudió arquitectura paisajista en la Universidad de Georgia, USA (2000). Escribe e informa extensamente sobre techos verdes y la arquitectura viva y ha dado charlas en todo el mundo. El papel de Linda como editora de Greenroofs ofrece muchas oportunidades para promover la industria. Ha colaborado en numerosos libros, entre otros Green Cities in the World, Vertical Garden City: Singapore, y The Rise of Living Architecture. A parte de revistas y diferentes medios de comunicación en Internet.

P. Desde su experiencia como pionera en el análisis y difusión de infraestructuras verdes urbanas, ¿cómo percibe la evolución en los últimos años?

R. En mi opinión pienso que nuestra industria y mercado de la arquitectura verde sigue creciendo cada año porque cada día aumenta el interés y el conocimiento del público en general sobre proyectos importantes, junto con sus beneficios asociados, tanto públicos como privados. Tenemos que reconocer el esfuerzo de líderes innovadores en los campos de la industria y el diseño, empresarios y gobiernos municipales y nacionales quienes han impulsado la idea y su evolución aún más.

En los últimos 20 años hemos visto diseños dinámicos y de vanguardia que llaman la atención para promover la ecologización del planeta con la integración del verde: bioclimática, biodiversidad, biomimética y sostenibilidad. Claro que la construcción sigue los ciclos financieros y tuvimos unos años con menos proyectos realizados, pero mucha gente en todo el mundo está interesada en tecnologías verdes, ya sean energías renovables o el desarrollo de bajo impacto incluyendo infraestructuras verdes como los techos y muros verdes y mucho más.

P. ¿Cuáles son los elementos más dinámicos? ¿Arquitectos, diseñadores, empresarios, instituciones, ONG...?

R. Creo que es una combinación de expertos, visionarios y profesionales multidisciplinares quienes difundieron la tecnología de las azoteas verdes, por los menos en América del Norte. En cuanto a los proyectos realizados, fue una colaboración entre arquitectos como Moshe Safdie y Cornelia Oberlander, arquitecto paisajista, con el gobierno de Vancouver, B.C. en Canadá con su espectacular biblioteca pública (1995). Otro arquitecto innovador es William McDonough quien trabajó con empresarios como GAP en San Bruno, California (1997); el gobierno municipal de Chicago con su City Hall (2001), quizás el techo verde más famoso en los E.E.U.U.; y la Ford Motor Company con su River Rouge Truck Plant en Dearborn, Michigan (2003), que tuvo la distinción de ser el techo verde más grande del mundo por unos años, con 454,000 pies cuadrados.

En los Estados Unidos en 1997/98 los pioneros que me ayudaron mucho fueron ingeniero civil Charlie Miller de Filadelfia, Pennsylvania; el arquitecto paisajista Tom Liptan de Portland, Oregón; y la ingeniera ecológica alemana Katrin Scholz-Barth quien vivía en ese tiempo en Minnesota. También, la asociación ASLA (American Society of Landscape Architects) comenzó a escribir sobre el tema entonces y gracias a ellos empecé a descubrir e investigar más, culminando en Greenroofs.com en 1999.

P. En su ponencia en el Congreso WGIC Berlín 2017, usted identificaba las 10 tendencias más recientes en cubiertas y paredes verdes? ¿Cuáles son las causas subyacentes en ellas?

R. Cada tendencia en cubiertas y paredes verdes tiene varias subyacentes dependiendo en la localización del proyecto: factores como los deseos del público y gobiernos o del cliente/dueño, qué tipo de edificios son populares o necesarios, los diferentes usos de una estructura, tendencias estéticas, el clima, los productos o materiales disponibles, etc.

Con la lista anual de Greenroofs sobre las tendencias más populares, el “Top 10 List of Hot Trends in Greenroof & Greenwall Design” (desde 2007), tratamos de destacar las estructuras y los diseñadores de vanguardia decisivamente sobresalientes, inspiradores, y magníficos - subrayados por la vegetación verde excepcional cubriendo el edificio.

P. ¿Qué efectos pueden tener en la población las infraestructuras verdes?

R. En lugar del uso de infraestructuras “grises”, o sea hormigón, asfalto, ocultando las aguas pluviales en tuberías subterráneas, estanques de detención, etc, el hecho de diseñar con la naturaleza en vez de contra, usando vegetación y servicios de ecosistemas naturales, ofrece una multitud de oportunidades beneficiosas y efectos relacionados para mejorar una ciudad o local. La integración de la naturaleza en el tejido urbano produce un amplio espectro de beneficios ambientales para la flora, fauna y comunidades humanas de nuestro planeta.

Su mayor potencial radica en la capacidad de cubrir superficies impermeables con material vegetal permeable. Usando plantas con sistemas de ingeniería para el manejo de aguas pluviales resulta un agua más limpia y más fresca y a la vez reduce la intensidad de volumen que finalmente cae en las calles. Esto ayuda inmensamente a una ciudad que es en su mayoría impermeable, durante fuertes tormentas, cuando puede haber desbordamientos del sistema de alcantarillado. También las infraestructuras verdes reducen el efecto de la isla de calor urbano que puede subir las temperaturas drásticamente por falta de árboles, plantas y áreas verdes en las ciudades, afectando a la salud de muchas personas.

Podemos re-introducir plantas nativas o a veces en peligro de extinción sembrando techos y paredes y fachadas verdes. Al mismo tiempo, esto atrae la vida silvestre de nuevo a nuestras ciudades como abejas, mariposas y aves. Todos sabemos que ver y estar en la naturaleza es beneficioso para los seres humanos debido a la biofília, la conexión con la naturaleza que es una atracción innata en nuestra biología. Por ejemplo nos ayuda psicológicamente, mejora la recuperación de pacientes, y nos alegra con sus espacios naturales y abiertos.

La creación de espacios verdes en una ciudad es sumamente importante pero a veces no hay donde construir un parque o huerto para vegetales. ¿Por qué no ponerlo encima de un edificio público? Y no hay que olvidar que a veces las infraestructuras verdes cuestan mucho menos que las infraestructuras grises porque estamos usando sistemas naturales. Si el costo de construir un techo verde, por ejemplo, es más caro al principio hay que entender que los costos del ciclo de vida reducirán el costo final debido a los menores costos de reemplazo porque durará el doble, triple, o quizás aún más tiempo. También el uso y los costos de energía del edificio bajarán igual que el hecho que se ha creado una quinta fachada para el edificio - un espacio nuevo de techo o pared anteriormente no utilizado para el uso del dueño o público.

Al fin, utilizando una variedad de tipologías de desarrollo de bajo impacto puede volver a conectar las personas con la naturaleza. Cuando se agregan todos los beneficios medioambientales, estéticos, emocionales y económicos, podemos ver que las infraestructuras verdes presentan sostenibilidad para muchos. Implementado en una escala local o intermedia, la arquitectura verde o biofílica puede mejorar la salud y bienestar de una comunidad, país, y nuestro planeta tierra.

P. Con su visión internacional, ¿cuáles son las ciudades más dinámicas en la implantación de infraestructuras verdes y quiénes son sus impulsores?

R. Es imposible hablar de las ciudades más dinámicas y no comenzar con Alemania en general, ya que muchas ciudades como Berlín, Munich, Stuttgart y otras, han sido líderes desde los últimos 50 años. Al menos 48 ciudades alemanas prestan apoyo financiero a los techos verdes. Alrededor del 35% han integrado techos verdes como parte de su regulación, estableciendo alrededor de 86 millones de m2 de techos verdes que representan el 14% de la superficie total de las azoteas de Alemania. Y han establecido asociaciones y organizaciones profesionales para el estudio de materiales y mejores prácticas como el FLL (Forschungsgesellschaft Landschaftsbau Landschaftsentwicklung e.V.), FBB (Fachvereinigung Bauwerksbegrünung e.V.), DDV (Deutscher Dachgartner-Verband), para nombrar algunas.

Hay otras numerosas ciudades en el mundo que destacan en la construcción verde integrada incluyendo Chicago, Basilea, Portland, Toronto, Nueva York, Linz, Londres, Paris, Ciudad de México, Shanghái, Washington, DC y el área, Milwaukee, Bogotá, y últimamente Madrid y Barcelona. Estados norteamericanos como California y Pennsylvania también han hecho muchos proyectos. Mi líder favorito es Singapur, país isla que tiene actualmente más de 720.000 m2 de techos verdes y más de 50.000 m2 de paredes verdes con planes para 2 millones de m2 de vegetación “skyrise” en 2030.

P. ¿Podría dar algunos consejos sobre medidas a tomar para mejorar nuestro habitar urbano?

R. Tenemos que buscar o identificar líderes locales para hablar sobre el tema de cubiertas ecológicas y cómo implementar políticas y estrategias para alentar a los propietarios a construir con infraestructura verde. Todavía tenemos que difundir los beneficios al público y gobiernos para que entiendan la importancia de proteger el medio ambiente y mejorar nuestra manera de construcción usando la infraestructura verde. Como diseñadores y otras partes interesadas necesitamos informar a nuestros clientes por qué y cómo hacerlo. Y tenemos que encontrar maneras de bajar los precios de implementación de los techos y paredes verdes, sea con la industria o con el apoyo de gobiernos por medio de incentivos, exenciones fiscales, subvenciones, etc. La infraestructura verde debería ser considerada en primer lugar, siempre que sea posible, en nuestro entorno construido.

P. El bienestar de los urbanitas requiere actuar en diferentes campos. ¿Podría darnos su opinión sobre la importancia de la biodiversidad, abastecimiento alimentario, medio ambiente saludable, gestión de agua, ahorro energético, paisajismo y recreo?

R. Mi formación académica es la arquitectura paisajística. Reconocemos que nuestra tierra está limitada en sus recursos naturales, y tenemos que protegernos todos: los animales, las plantas y los humanos. Somos uno viviendo, compartiendo una ecología que es el planeta. Debemos transmitir a nuestros hijos, nietos y bisnietos la herencia de una tierra sana y sostenible. ¡La tierra no es nuestra para saquear, sino nuestro planeta para sostener y proteger para las generaciones venideras! Con todo mi ser yo creo que en parte esto es posible con la arquitectura y diseño ecológico y sustentable de la naturación urbana que disminuye los efectos de la construcción y que promueve una fuerte y hermosa infraestructura verde, floreciente y saludable.


Isabel de Felipe es Profesora Ad Honorem de la Universidad Politécnica de Madrid y miembro del Consejo de Dirección del itdUPM (Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano). Pertenece a la Junta Directiva de PRONATUR de la Universidad Politécnica y es evaluadora de proyectos de varias instituciones. Ha dirigido numerosos proyectos de cooperación en América, Asia y África, y ha colaborado en proyectos de investigación de la UE. Ha publicado artículos y libros sobre Naturación Urbana y Agricultura para el Desarrollo.