Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mudanza a la australiana o cómo ahorrar en portes

‘Queensland Rail’ ha publicado un vídeo en el varios usuarios utilizan el transporte ferroviario para llevar a cabo sus mudanzas

La mudanza a la australiana o cómo ahorrar en portes Reuters

Las cámaras de los andenes del transporte público australiano han difundido las imágenes de varios ciudadanos pillados in fraganti trasladando mobiliario de sus casas (sofás y neveras, entre otros enseres) en los vagones, saltándose así la normativa que solo se permite llevar una bolsa que pueda situarse debajo del asiento. Desde el consorcio de transportes se ha hecho un llamamiento a los usuarios para que recurran a transportistas para hacer sus mudanzas.

En las imágenes se aprecia a un hombre que fue sorprendido tratando de llevar un frigorífico. Este usuario utilizó un carro para movilizar el electrodoméstico; atravesó los tornos; descendió con el ascensor y finalmente recorrió el andén hasta entrar en el vagón del tren. Ya en el interior, los oficiales presentes en la estación desbarataron su trayecto y le impusieron una sanción.

En otra estación de la red de transporte de ‘Queensland Rail’, las cámaras recogieron cómo un cliente consiguió trasladar un sofá utilizando el convoy. Las imágenes muestran a un hombre empujando lo que parece ser un diván desde su salida del tren hasta el ascensor de la estación, tras arrastrarlo previamente por todo el andén. Una vez en el ‘hall’, encuentra un carro de la compra con el que trasladar el sofá hasta el destino que se había fijado.

Debido al precio que cobran las compañías de transporte, muchas personas buscan fórmulas alternativas para la realización de mudanzas. La economía colaborativa se está imponiendo como una solución eficaz que trata de encontrar un acuerdo entre usuarios y empresas mediante subastas públicas que tratan de favorecer a ambos. Sin embargo esta vía no contenta a todos.