Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ashley Graham dirige a cuatro mujeres en una sesión fotográfica

La modelo de tallas grandes se convierte en una entrenadora que aúpa a sus 'alumnas' a dejar de lado los complejos y aceptar su cuerpo

Ashley Graham, junto a Karolena, una de las participantes.
Ashley Graham, junto a Karolena, una de las participantes.

Posar para la cámara en ropa interior puede ser incómodo, sobre todo cuando se trata de la primera vez. Este fue el caso de cuatro mujeres que accedieron a lucir su cuerpo cubierto únicamente por lencería para un vídeo de la revista Glamour que dirigió la empresaria y modelo de tallas grandes Ashley Graham.

El vídeo, una especie de making off, comienza con la modelo, de 29 años, explicando a la cámara en qué consistirá el proyecto: cuatro chicas de diferentes tallas y color de piel posarán por primera vez frente a la cámara y junto a ella aprenderán a sacar lo mejor de ellas y a vencer los complejos. Con un sujetador de encaje morado y celeste oscuro y una braga ancha, Graham les da la bienvenida a las chicas. Van llegando una por una y la modelo se convierte en una coach que las guía a lo largo de la sesión fotográfica.

Unas confiesan que están muy nerviosas pues nunca han estado con ropa interior frente a tanta gente. Otras revelan la parte de sus cuerpos que más inseguridades les provocan. Alyssa, una de las participantes, incluso cuenta que es una superviviente pues padeció durante mucho tiempo desórdenes alimenticios. “Sigo odiando muchas partes de mi cuerpo. La forma en que veo a mí misma aún no se ha ido”, reconoce en el vídeo que dura poco más de ocho minutos. Pero sus temores no la bloquearon y accedió a lucir un estómago, muslos, brazos y piernas.

El objetivo de este proyecto es promover la confianza y la aceptación del cuerpo en las mujeres. Una lucha que abandera Graham desde hace unos tres años cuando comenzó a ocupar titulares por ser considerada la modelo con más curvas sobre la pasarela. A lo largo del vídeo, la también empresaria les da consejos y las aúpa a superar los complejos.

“Para no sentirme acomplejada cuando estoy en una sesión de fotos jamás toco las partes de mi cuerpo que no me gustan. Sino lo contrario. Pongo mis manos sobre mis pechos o torso. Eso me hace sentir más cómoda frente a la cámara”, explica uno de sus trucos Graham. “Debería dejar de preocuparme lo que la otra gente piense”, “debería de motivarme más. Nunca me había sentido así. Siempre me siento demasiado grande”, son algunas de las frases que las chicas dicen mientras van ganando soltura y confianza.

Graham termina el vídeo con un mensaje: “Hay gente que cree que la revolución del cuerpo y la forma en que lo vemos es solo una tendencia. Pero no lo es. Si seguimos promoviendo que se hable del tema, si ponemos en jaque lo que durante mucho tiempo la sociedad tildó de feo, entonces las cosas comenzarán a cambiar. Así es como se hace una declaración de intenciones, así es como normalizamos cosas que antes nos habían dicho que no estaban bien”. Al final del poderoso mensaje, la modelo que ha ocupado portadas en reconocidas revistas como Vogue o Sport Illustrated rompe en llanto emocionada por lo que ha vivido y por los retos que aún quedan.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >