Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para Ashley Graham, 2017 será el año de las ‘curvy’

La modelo explica en la portada de enero del 'Vogue' británico por qué la belleza más allá de las tallas es el futuro

La modelo Ashley Graham en una fiesta de la revista 'Sports Illustrated', en febrero de 2016.
La modelo Ashley Graham en una fiesta de la revista 'Sports Illustrated', en febrero de 2016.

Ashley Graham (Nebraska, 1988) es la protagonista del primer número de 2017 de la edición británica de la revista Vogue. Y esto ya es un síntoma de lo que la modelo reivindica en las páginas de la publicación: 2017 será el año de las modelos curvy. "Es increíble cómo ser yo misma —con todas mis curvas e imperfecciones— es visto como algo innovador. En un mundo alimentado por filtros y la búsqueda de la perfección, parece que mantenerse real está a la vanguardia", afirma la top

Este 2016, Ashley Graham se convirtió en la primera modelo de talla grande en aparecer en la portada del especial de moda de baño de Sports Illustrated —20 años después de que Tyra Banks fuera la primera mujer negra en protagonizar la primera página de la revista—. Y no solo hizo historia con esa portada, sino que gracias a ella ha ocupado un asiento como juez en el exitoso programa estadounidense America's Next Top Model, como ella misma reveló a mediados de este mes. Incluso ha conseguido tener una muñeca Barbie a su imagen y semejanza, presentada a finales de noviembre en Los Ángeles, en la cumbre de las mujeres del año que realiza Glamour. La carrera de Graham está en pleno apogeo, y con ella su lema: "Stand up for curves, confidence is sexy" (defiende las curvas, la confianza es sexy, en español). 

Junto a la estadounidense, otras modelos como Tess Holliday, Precious Lee, Iskra Lawrence y Tara Lynn son el ejemplo de que algo está cambiando en una industria de la moda con unas férreas y estandarizadas normas de belleza. Al menos hasta hace poco. "Cerrar el año y empezar el siguiente con esta portada tiene un gran impacto. 2016 ha sido un torbellino de victorias y he seguido haciendo progresos en defensa de las hermosas mujeres con curvas. ¡Incluso tengo mi propia Barbie! Hemos asentado las pautas para 2017, tenemos más trabajo que hacer, pero ya está claro que, delgadas o gordas, la belleza más allá de las tallas es el futuro". 

Watching the angels tonight like.. 👼🏽🌟👙

Una foto publicada por A S H L E Y G R A H A M (@theashleygraham) el

Uno de esos huesos duros de roer es el desfile de Victoria's Secret; parece que ver a alguna de estas modelos sobre la famosa pasarela de ángeles está todavía a años luz. Este hecho no ha pasado desapercibido para Graham, quien publicó una imagen en Instagram el 5 de diciembre, día de la emisión en televisión del evento, reivindicando la participación de modelos curvy. En la instantánea se veía el dibujo de una maniquí de talla grande con un conjunto de ropa interior y unas alas, y la palabra "plus" pintada junto al icono de la firma de lencería. 

"La mayor recompensa de aparecer en el número de enero del Vogue británico es saber cuántas vidas están cambiando. He escuchado a cientos de mujeres decir que ya no se sienten invisibles, que creen que por fin han conseguido su silla en la mesa. (...) Esto es un triunfo para todas nosotras, porque nos amamos con todas nuestras tallas y nuestras formas no son un crimen, son un derecho", manifiesta Ashley Graham. 

What an absolute honor! My first #vogue cover!! Thank you to everyone at @britishvogue! 💥🙌🏽💥#covergirl #beautybeyondsize #liveyourdreams

Una foto publicada por A S H L E Y G R A H A M (@theashleygraham) el