Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer día del invierno: la noche más larga del año

A las 4.24 horas UTC (Tiempo Universal Coordinado), el sol alcanza su máxima declinación en el hemisferio sur y será el día con menos horas de luz

Primer día del invierno
Bosque nevado en las montañas Taunus AFP

Los solsticios (del latín solstitium (sol sistere), que significa ‘Sol quieto’) son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente. 

En el solsticio de invierno el Sol alcanza su altura mínima al mediodía sobre el trópico de Capricornio y se corresponde con el día más corto del año, marcando el paso del Otoño al Invierno. A partir de esta fecha (siempre entre el 20 y el 23 de junio) los días comienzan a alargarse.

A lo largo del año la posición del Sol vista desde la Tierra se mueve hacia el Norte y hacia el Sur y la existencia de los solsticios está provocada por la inclinación del eje de la Tierra sobre el plano de su órbita.

En el primer día del invierno la duración del día y la altitud del Sol al mediodía son mínimas comparadas con cualquier otro día del año. Y es que el el fondo no todo es tan sencillo como se cree, aunque sí regular, y he aquí la explicación: la duración de una órbita terrestre es equivalente a algo menos de 365 y un cuarto de rotaciones terrestres (es decir, de días). Con ese cuarto se explica en el calendario gregoriano la introducción cada cuatro años de un día extra: el 29 de febrero de los años bisiestos. Sin embargo hay más correcciones para regularizar ese cuarto anual de rotación terrestre, y es que el calendario actual por el que nos regimos elimina tres días bisiestos cada cuatro siglos.

Por ese motivo cada año cambia el momento exacto del solsticio, porque la duración de cada estación, la velocidad orbital de nuestro planeta, todos los parámetros físicos, no lo hacen, pero nuestro calendario sí por ese cuarto de más cada año. De esta manera, cada año la hora e incluso el día de entrada de las estaciones cambia. El invierno en el hemisferio sur puede oscilar entre el 20 y el 23 de junio y aunque esta fecha la tengamos asociada al día 24, fiesta de San Juan, para eso aún quedan unos días y esta jornada será, en el hemisferio sur, la más corta del año.

En la mayoría de las culturas antiguas del hemisferio sur se celebraban festivales conmemorativos de los solsticios que aún hoy se viven de manera tradicional: en Perú, por ejemplo, se celebra el Inti Raymi, una ceremonia inca que rinde homenaje al dios Sol y que coincide con la noche más larga del año. De hecho, en Machu Picchu aún hay una gran columna de piedra llamada Intihuatana, que significa “picota del Sol” que, literalmente quiere decir, “para atar al Sol”.

Los chilenos y los argentinos se reúnen en la fiesta de origen mapuche We Tripantu; mientras que en Bolivia, miles de personas se reúnen en el templo Kalasasaya de Tiahuanaco para festejar el Willka Kuti, que en aimara significa “la vuelta del sol” y es el inicio del año en la cultura aimara.

La celebración de la Maruaroa o Takurua es considerada por los maoríes de Nueva Zelanda como la mitad de la temporada de invierno y se celebra entre el 20 y el 23 de junio. Y pasado el solsticio, la tradición europea de los conquistadores españoles también ha llegado a América, que celebra en muchos lugares la noche de San Juan asociada al solsticio de invierno y también con grandes hogueras.

Otras curiosidades de este primer día del invierno son: en el polo Norte el Sol circula por el cielo a una altitud constante de 23°; en el círculo polar ártico es el único día que el Sol se mantiene sobre el horizonte durante 24 horas; en el ecuador el Sol sale a los 23° Norte, del Este, alcanza su altitud máxima, 65°, y permanece 12 horas sobre el horizonte; en el círculo polar antártico el centro del Sol solamente toca el horizonte del Norte, sin salir y es el único día que el Sol se mantiene debajo del horizonte durante 24 horas.

Más información