Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jurado de Bill Cosby acaba su segundo día de deliberación sin veredicto

Siete hombres y cinco mujeres deben decidir si el famoso actor es culpable o inocente de agresión sexual. Este miércoles retoman sus discusiones.

Bill Cosby y su esposa, Camille, este lunes en Norristown (Pensilvania). Ampliar foto
Bill Cosby y su esposa, Camille, este lunes en Norristown (Pensilvania). WireImage

Siete hombres y cinco mujeres llevan reunidos desde el lunes por la tarde para deliberar si Bill Cosby, un icono televisivo de los años 80, es culpable o inocente de haber drogado y abusado de una mujer llamada Andrea Constand durante noche de hace 13 años. Este martes acabaron de nuevo sin un veredicto y retomarán las discusiones este miércoles a las nueves de la mañana. El jurado comenzó a abordar el caso después de seis días de juicio en Norristown (Pensilvania), un proceso que ha durado mucho menos de lo esperado después de que la defensa solo haya llamado a declarar a un detective y un testigo y haya evitado que su defendido testifique.

La ausencia de Cosby, de 79 años, en el estrado le ha evitado riesgos (hay cerca de 60 mujeres más que le acusan de agresiones similares supuestamente ocurridas décadas atrás), pero ha dejado como testimonio único una declaración suya de 2005 en la que admite algo muy dañino para su defensa, que en el pasado había suministrado fuertes sedantes a mujeres con las que se quería acostar.

El juicio solo se centra en el caso de Andrea Constand porque no ha prescrito, a pesar de que en 2006 se había cerrado sin que la Fiscalía presentara cargos después de la primera denuncia que Constand presentó. Ahora, el actor se enfrenta una pena máxima de 10 años de prisión por cada uno de los tres cargos de agresión sexual agravada.

El caso se remonta a 2004, cuando Constand tenía 30 años y Cosby 66. Se conocieron porque ella trabajaba como directora de operaciones del equipo de baloncesto de la Universidad de Temple, de la que él era patrono, ubicada en Filadelfia, la ciudad natal de la estrella. La joven y el veterano actor mantenían una relación cordial, según el relato de ambos, pero esta se quebró la noche en la que, según la mujer, el actor le dio unas píldoras que la incapacitaron y la agredió sexualmente. Según Cosby, las pastillas existieron, pero la relación fue consentida, incluso "romántica".

Constand, que asegura lo veía como un mentor, había acudido a su casa para charlar de su carrera profesional (quería convertirse en fisioterapeuta). Como sentía estrés, él le ofreció pastillas -antihistamínico Benadryl - asegurando que eran de herbolario. “Me fío de ti”, dice Constand que le dijo al actor. También le ofreció vino. Acto seguido, ya no era dueña de sí mientras Cosby la agredía sexualmente. En enero de 2005 se quebró emocionalmente y denunció.

La demandante Andrea Constand, a su llegada a juzgado.
La demandante Andrea Constand, a su llegada a juzgado. REUTERS

La defensa del actor, por el contrario, ha presentado a Cosby como un hombre cuya única falta son las infidelidades conyugales y del que esas decenas de mujeres han querido aprovecharse por su fama y su dinero. Solo otra de esas mujeres ha hablado durante el juicio, Kelly Johnson, que acusa al actor de actos similares en os 90. También ha subido al estrado Gianna, la madre de Constand. En una conversación del pasado se pudo oír en el tercer día de juicio una llamada grabada entre Cosby y Gianna. Esta pregunta al actor qué pastillas le dio a su hija y él responde: “No, no, no, hablemos de eso después”. También se ofrece a pagar los estudios de Andrea y le propone una reunión para hablar de los detalles. En otras conversaciones no grabadas, según testificó la madre el miércoles pasado, admitió ser “un hombre enfermo”.

Más información