Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Charada chavista

Las elecciones dirigidas que plantea Maduro no son la solución para Venezuela

Concentración oficialista en apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro.
Concentración oficialista en apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro.Mauricio Dueñas Castañeda (EFE)

Nicolás Maduro sigue avanzando en su huida hacia ninguna parte. En lugar de convocar elecciones presidenciales bajo supervisión internacional, insiste en violar la Constitución, asfixiar a la oposición y disolver la única institución con legitimidad democrática que queda en el país, la Asamblea Nacional.

Editoriales anteriores

La aprobación el martes de una convocatoria para elegir a 540 representantes encargados de elaborar una nueva Constitución es otro capítulo más en la charada representada por el chavismo con tal de no aceptar las reglas del juego democrático y permitir el —merecido y ya demorado por demasiado tiempo— retorno de Venezuela al grupo de naciones que viven en libertad. La medida del mandatario no resiste el menor análisis legal. Maduro se propone instaurar un parlamento paralelo ignorando completamente la legitimidad y soberanía de la Asamblea Nacional. Dicha institución sería elegida con un manipulado sistema, tanto de elección como de designación de candidatos, que en la práctica supondrá la desaparición de la oposición.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pero ni siquiera en el teatrillo representado por Maduro y la presidenta de Consejo Nacional Electoral —un órgano títere controlado por el chavismo— durante la aprobación de la convocatoria, el mandatario logró ocultar la naturaleza dictatorial de su régimen: “O Constituyente o violencia; o balas o votos” fue el resumen que el propio Maduro hizo de su estrategia actual. Es decir, según sus propias palabras, la alternativa a su proyecto manifiestamente inconstitucional, arbitrario y golpista no es el permitir que el pueblo venezolano elija libremente a su Gobierno, la liberación de los presos políticos y el reconocimiento de la legitimidad democrática de la Asamblea Nacional, sino ahogar a los venezolanos en una represión feroz y en un desabastecimiento sin límites. Incluso para aquellos que todavía sostienen a Maduro, su intento de acabar con la Asamblea debería ser una línea roja inaceptable.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS