Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un clérigo de Omán critica el divorcio vía redes sociales

Cada vez más jóvenes musulmanes recurren a la mensajería instantánea para finalizar su matrimonio

Imagen de una mujer consultando su móvil.rn
Imagen de una mujer consultando su móvil.

La gran penetración de las redes sociales en el mundo árabe está trastocando los usos tradicionales. Por un lado, los jóvenes, y en particular las mujeres, han encontrado una vía de expresión fuera de los cauces tradicionales. Por otro, han abierto la vía a la banalización de las relaciones interpersonales. Un imam omaní ha alzado su voz en contra de la tendencia de las nuevas generaciones a divorciarse con un mero texto a través de esas redes.

“Los jóvenes en Omán ahora se divorcian enviándose mensajes a través de sus teléfonos. Usar ese método para dar por terminado un matrimonio va contra los principios islámicos”, advirtió el jeque Yusuf al Hamdani durante un reciente sermón del viernes en la Mezquita Central de Mascate, del que se hizo eco el diario The National. En su opinión, recurrir a “las redes sociales no es una solución (…) deberían volver a los fundamentos del islam para encontrar formas de seguir casados”.

El islam permite a los hombres divorciarse de sus esposas con una simple comunicación, verbal o escrita, de sus intenciones. Las redes sociales facilitan sin duda esa tarea al eliminar el mal trago del cara a cara cuando se anuncia la decisión. No hay datos sobre cuántas separaciones se inician por esta vía, pero en el caso de Omán, suponen un tercio de las que acaban en los tribunales (porque la esposa las recurre). En otros países de la península Arábiga se está viviendo un fenómeno parecido entre las nuevas generaciones, cuyas tasas de divorcio superan las de sus padres y abuelos. Recientemente, trascendió el caso de un saudí que utilizó Snapchat para divorciarse porque su mujer acudió a los tribunales para asegurarse de que su matrimonio quedaba en efecto anulado. De acuerdo con algunos expertos, la red más utilizada con ese fin es WhatsApp. Además, en el caso de Omán se simplifican las cosas ya que, de acuerdo con su legislación, ni siquiera es necesario repetir tres veces el “yo te divorcio” que requiere la interpretación más extendida de la sharía (ley islámica). Basta con decirlo una vez y en las propias palabras de cada cual.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.