No quiero cambiar de hora

José Canseco es un ejemplo de conciliación, pero cree que los horarios españoles no ayudan. Por eso milita en una asociación que quiere retrasar los relojes una hora

En la madrugada del sábado al domingo a las dos serán las tres. España se adaptará así al horario de verano. Expresado en términos técnicos, todas las comunidades autónomas a excepción de Canarias adoptarán el horario GMT+2. Esto significa que hasta el próximo otoño, la mayor parte del territorio español se sitúa dos horas por delante del horario solar del meridiano de Greenwich. Pero la línea imaginaria a partir de la cual se ordenan los husos de todo el globo terráqueo no es algo que quede a dos horas de España. Atraviesa Aragón, muy cerca de la frontera con Cataluña, y baja después por Castellón y otras partes de la Comunidad Valenciana.

Más información
Salir a las 6
La conciliación, el cuento chino que te contaron
Trabajo y tiempo libre, el eterno debate de la conciliación

En el debate sobre qué huso conviene más a España se dan todo tipo de argumentos. En ocasiones ha llegado a parlamentos, como el balear, donde una propuesta planteó quedarse con el horario de verano todo el año para que anocheciese más tarde. Uno de los colectivos que representan la opinión contraria es la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE). En un documento de 50 puntos para mejorar la conciliación entre la vida familiar y laboral proponían retrasar una hora los relojes. Una forma de conseguirlo sería no adelantar la hora en la próxima madrugada. José Canseco, vocal de ARHOE, cree que sincronizar la hora de España con la de Portugal o Reino Unido ayudaría a corregir muchos defectos de los horarios españoles: jornadas laborales que empiezan tarde y se alargan más de la cuenta, comidas y cenas demasiado tardías, pocas horas de descanso… Él mismo es un ejemplo de conciliación, aunque prefiere hablar de “corresponsabilidad”. En el vídeo superior, algunas pistas para lograrlo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS