Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operada una bebé de Costa de Marfil para separarla de su gemelo parásito

La niña tenía en la espalda dos espinas dorsales y dos piernas de un potencial gemelo que no se desarrolló

Dominique, justo antes de la compleja operación, el pasado dia 8 en Illinois. REUTERS

Una bebé de Costa de Marfil que nació con cuatro piernas y dos espinas dorsales ha sido operada con éxito en una compleja cirugía en el Hospital de Chicago, en Illinois. La niña fue separada de lo que se llama un gemelo parásito, es decir, que no llegó a desarrollarse por completo, según ha sido anunciado este martes. Solo se formó la mitad inferior del otro cuerpo, que sobresalía del cuello y la espalda de la bebé.

Dominique, durante la rueda de prensa de este martes en Illinois.
Dominique, durante la rueda de prensa de este martes en Illinois. REUTERS

La pequeña de diez meses, llamada Dominique, fue sometida el pasado 8 de marzo a una operación de seis horas que implica a cinco cirujanos. Ahora se está recuperando con una familia de acogida que cuidará de ella hasta que esté lista para volver a casa, según han explicado a Reuters los médicos este lunes. "Va bastante bien. Solo estuvo cinco días en el hospital. Después ha estado con su madre de acogida y lo está haciendo muy, muy bien", ha dicho el especialista en cirugía reconstructiva pediátrica Frank A. Vicari.

"Un gemelo parásito es un gemelo idéntico que no logra separarse plenamente en el desarrollo", ha explicado John R. Ruge, neurocirujano pediátrico. "En otras palabras, no era un gemelo independiente, sino uno que dependía del sistema en el cuerpo de Dominique, de manera que su corazón y pulmones eran los que proporcionaban el alimento".

Nancy Swabb y su familia, de Edgebrook, Illinois, han cuidado de la bebé desde que llegó a EE UU para la cirugía. "Hemos enviado muchas fotos y noticias a la familia de Dominique, así que han visto cómo está evolucionando, y han podido ver que tiene dos nuevos dientes y que está aprendiendo a agitar los brazos y hacer todo tipo de cosas", ha declarado Swabb.

Ahora, la madre adoptiva de la pequeña Dominique no quiere pensar en el momento de decirle adiós para que vuelva con su familia a Costa de Marfil. "Nos ha tocado el corazón, ya es un miembro de nuestra familia. Ella es increíble", ha dicho.