Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia reconoce el derecho de los trabajadores a desconectar y olvidarse de todo al llegar a casa

2017 arranca de la mejor forma: ya hay quien puede bloquear a su jefe en WhatsApp

Francia reconoce el derecho de los trabajadores a desconectar y olvidarse de todo al llegar a casa

Todos hemos recibido un email o un WhatsApp de trabajo a horas intempestivas que hemos contestado para no entrar en conflicto con el jefe. En ciertas ocasiones de urgencia una notificación fuera de la jornada laboral puede estar justificada, pero ¿de verdad que esa corrección o sugerencia de última hora no puede esperar al día siguiente para ser debatida?

La ministra de Trabajo de Francia, Myriam El Khomri, lo tiene claro. Una mala gestión de las tecnologías de la información y de la comunicación fuera del trabajo, puede “tener un impacto para la salud de los asalariados". Por eso, ha impulsado una ley para regular la desconexión digital de los trabajadores. La norma, después de un controvertido debate en el país vecino, ha entrado en vigor el 1 de enero de 2017.

¿Supone esta iniciativa un paso más hacia a una conciliación real de la vida familiar y laboral? Habrá que esperar a ver sus beneficios prácticos, pero sobre el papel la ley establece que las empresas con más de 50 trabajadores deberán, a partir de ahora, consensuar con sus empleados un manual de uso de emails, teléfonos móviles o mensajería instantánea. El objetivo: respetar el tiempo de ocio y descanso de los trabajadores.

Eso no significa que se deba apagar el teléfono de empresa a una determinada hora, sino que se solicita a ambas partes que establezcan unas pautas que asuman como razonables y efectivas. En caso de no llegarse a un acuerdo será la empresa la que redacte un manual de uso.

Algunas empresas francesas como Orange o Michelin ya han comenzado a reconocer este derecho a sus empleados y han aprobado varias iniciativas para restringir las horas de conexiones a distancia o las consultas al correo electrónico durante las reuniones de trabajo.

Las consecuencias de estar disponible las 24 horas

Los smartphones y la conexión casi constante a Internet han supuesto un gran beneficio en muchos ámbitos de la vida, incluido el laboral, pero también lleva implícita la tiranía de estar disponible a cualquiera hora, cualquier día del año.

Aunque estar pendiente del teléfono puede hacernos creer que lo tenemos todo bajo control, en realidad lo que consigue es un efecto totalmente contrario. Según un estudio elaborado por la Asociación Americana de Psicología la falta de desconexión y de límites en la jornada laboral no solo hace que aumenten los niveles de estrés, sino que propicia que nuestra energía y estado de ánimo estén más bajos.

Según un sondeo de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) elaborado en 2014, el 51% de los trabajadores europeos percibe el estrés como algo habitual. De ellos el 66% señalaban como la segunda causa las largas jornadas laborales. Algo en lo que incide directamente el uso de las nuevas tecnologías.

El estrés ha sido catalogado por la Organización Mundial de la Salud como una "epidemia mundial" y en España es ya una de las principales causas de los problemas de salud relacionados con el trabajo. Una de sus consecuencias, tal y como recoge este informe de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, es el síndrome del burnout (estar quemado por el trabajo). Los expertos hablan en este caso de "altos niveles de cansancio emocional y bajos niveles de realización personal".

Si tiene un jefe que no respeta su descanso siempre puede optar por poner en práctica estas estrategias que planteamos en este artículo de BUENAVIDA.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información