Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anyet 2015, la fragancia vive en el paisaje

Anyet 2015, la fragancia vive en el paisaje
La sierra de la Albera, en Girona, es un gigante dormido. Su cuerpo cobija un entorno habitado hace miles de años por rebaños, bosques, viñedos y hombres.

EL PAISAJE del Pirineo mediterráneo es especial: suaves ondulaciones conducen el encuentro de los montes que fueron cumbre hacia el mar. Hay viento y dureza, pero también amabilidad. Son alcornoques y prados, olivos y cepas en una tierra granítica que ha sido habitada desde el Neolítico. Joan Carles Torres y Barbara Magugliani, guardianes atentos de su paisaje, recogen la tradición con una sonrisa permanente en sus caras y afrontan la dificultad y el desdén. Su intuición les guía, su simpatía les protege: ellos son ya esta tierra y su sentimiento es vino. Anyet 2015 se impone como un menhir y pide tiempo y curiosidad, pasear por la copa como por el paisaje, con calma: enebro y madroños, infusión suave de tomillo en sorbete. Es un vino fresco y huele a musgo, pero también es seco y casi adusto: madera que la playa secó tras el temporal.

Celler Can Torres, Anyet 2015

Ficha técnica. Sin DO, con 13,9% de alcohol. Es un vino blanco especial: su color, su tacto y parte de su sabor nacen del contacto de hollejos y raspa con el mosto de las garnachas blanca y gris de su ensamblaje. Fermenta con lo que trae de la viña. Se estabiliza con frío pirenaico y no se filtra. Precio: 10,90 euros.

Sensaciones. El prado y el monte ofrecen su vegetación sanadora. Seca, impregna el buqué del vino. Cepa y mineral, granito y madera, tierra y sol, la arena del mar cercano reposa a los pies de la sierra.

A través del cristal. Bandeja ovalada de madera de Habitat. Botella, copas redondeadas y copa portavelas, todo en cristal hecho a mano de la serie Atlantis de Vista Alegre.