Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiempo para la lectura durante la jornada laboral

Emiratos Árabes anima a leer en el trabajo y fomenta el libro con exenciones fiscales

Un hombre lee un libro en la Feria del Libro de Emiratos Árabes
Un hombre lee un libro en la Feria del Libro de Emiratos Árabes XINHUA /LANDOV

Las autoridades de Emiratos Árabes Unidos (EAU) quieren que sus ciudadanos y residentes lean. Desde la presidencia se proclamó 2016 como Año de la Lectura y en el curso del mismo han sido numerosas las actividades para promocionar esa actividad. Concursos, regalos de libros, construcción de bibliotecas públicas… hasta una ley que promueve que los funcionarios lean durante su jornada laboral.

“El nivel de lectura en el mundo árabe está por los suelos”, señalaba recientemente a EL PAÍS Hala Taweel, una consultora especializada en temas de educación. Taweel aplaudía el esfuerzo emiratí para revertir la tendencia.

En ese contexto, Dubái está construyendo una gran biblioteca pública, un proyecto al que el emirato ha destinado unos 265 millones de euros. El edificio, en forma de libro, tendrá capacidad para 1,5 millones de volúmenes, 2 millones de libros electrónicos y 1 millón de audiolibros, lo que convertirá sus fondos en la mayor colección del mundo árabe cuando se inaugure a finales del próximo año.

Sin embargo, los responsables saben que eso no es suficiente para que niños y mayores cambien juegos y vídeos por la lectura de textos. Así que empeñados en que leer se convierta en un hábito cotidiano han decidido poner en marcha un plan nacional que acerque los libros a la gente en escuelas, cafeterías y oficinas del Gobierno, donde trabaja el 95% de la población activa emiratí.

No se trata de que los funcionarios lean novelas en la ventanilla, sino de que se les dé tiempo para “leer materias de su especialidad en el horario de trabajo”. Es solo uno de los puntos revolucionarios de la ley que también incluye la total exención de impuestos y tasas para los libros y obliga a las cafeterías de los centros comerciales a ofrecer material de lectura a sus clientes. Además, el Gobierno va a entregar una “bolsa de conocimiento” a los niños cuando nacen y al cumplir uno y dos años, con libros en árabe para los emiratíes y los inmigrantes árabes y en inglés para los de otras nacionalidades (se estima que el 90% de la población es extranjera).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.