_
_
_
_
_

Siete escolares eligen la obra ganadora en el festival de títeres de Tolosa

La obra premiada, 'Solos', combina interpretación actoral y títeres y propone una mirada poética, tierna y cómica a la vida

'Solos', la obra ganadora.
'Solos', la obra ganadora.

Para quienes aún crean que el público infantil prefiere viejos y ñoños códigos estéticos, para los que se aferran al prejuicio de que los niños son espectadores más dispuestos al divertimento liviano que al disfrute de la verdadera creación artística, siete escolares del municipio guipuzcoano de Tolosa acaban de emitir veredicto en sentido contrario. Los siete niños y niñas de entre 10 y 12 años que han sido durante una semana jurado del Titirijai, Festival Internacional de la Marioneta, han elegido como obra ganadora a Solos, de la compañía jienense Ymedioteatro, que no es ni una propuesta facilona ni convencional, más bien todo lo contrario, se trata de un espectáculo comprometido con esa bienvenida y mejor hallada tendencia creativa de satisfacer desde la calidad escénica tanto a niños como adultos. El tiempo en que los adultos bienintencionados llevaban a los niños al teatro resignados a soportar estoicamente una hora de tonterías infantilizadoras, que identifica lo infantil con lo chato, terminó (y es un signo de crecimiento como sociedad) hace varias décadas, aunque algunos se resistan a enterrar un muerto que ya huele.

Más información
Un festival de cine para niños alejado de las películas de Disney
Padres e hijos bailan al son de ‘New York, New York’ de Sinatra

Titirijai acaba de concluir su edición número 34, en la que ha reunido 18 espectáculos nacionales y extranjeros; poco más de 50 funciones que han tenido lugar en su mayor parte en Tolosa, aunque también en otros municipios guipuzcoanos. Los miembros del jurado han elegido el premio entre 13 de esos espectáculos, dado que los 5 restantes no son aptos para menores. Los títeres para adultos también existen.

Ane, Haizea, Loínaz, Ekaitz, Irati, Eneko y Aitor son alumnos de los tres centros educativos de Tolosa y durante una semana han tenido que faltar a algunas clases para asistir a las obras. Eso, no hay que engañarse, ha supuesto un gran aliciente entre los niños y así lo resaltan ellos entre risas. Pero enseguida reconocen otras razones, como la emoción de verse acreditados, con los mejores asientos reservados y una alta misión que cumplir.

Dicen los organizadores del festival, por el que pasan unos 8.000 espectadores en un municipio de menos de 20.000 habitantes, que a veces los chicos se agobian por tener "tanta responsabilidad" pero que trabajan con ellos ese aspecto para tranquilizarlos y que puedan disfrutar plenamente de la experiencia. Y realmente se les vio felices y contentos cuando subieron la noche del sábado pasado al escenario del Tópic (Centro Internacional del Títere de Tolosa) a leer su veredicto.

La obra premiada, Solos, combina interpretación actoral y títeres, en lo formal, y en el contenido propone una mirada poética, tierna y cómica a la vida de Aurelio, uno de tantos ancianos invisibles inmersos en una rutinaria vida. En su vida activa, fue panadero y ahora en su vejez y en la soledad de su hogar, las magdalenas que tantas veces horneó cobran vida y lo acompañan. Una mirada a la etapa final de la vida para espectadores a los que les queda muy lejos aún.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_