Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fetua contra la contaminación en Irán

El líder supremo se pronuncia en un asunto que causa muertes en la capital del país

Una mujer observa la neblina y el humo entre los edificios en Teherán (Irán)
Una mujer observa la neblina y el humo entre los edificios en Teherán (Irán)

La contaminación de Teherán es un problema recurrente al llegar el invierno. Este mes los índices triplicaron los niveles considerados seguros. Las autoridades municipales cerraron las escuelas y aconsejaron a los 15 millones de habitantes de la capital iraní que evitaran en lo posible salir al exterior. Las calles se llenaron de gente con máscaras para protegerse del aire viciado que, según un concejal, ha causado 412 muertos en las últimas semanas. Hasta el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, ha pronunciado una fetua al respecto.

“Si un coche contamina más de lo legal, su uso plantea un problema desde el punto de vista religioso”, responde Jamenei a un fiel que inquiere sobre el asunto. También declara haram (prohibido) que alguien contribuya a aumentar la contaminación. En su edicto, dice: “Si las autoridades anuncian que la gente no use el coche particular, debe respetarse”[ESA NORMA].

No está claro de qué forma va a ayudar la intervención del líder supremo a resolver el problema. Teherán está rodeada por la cordillera del Alborz, así que en cuanto descienden las temperaturas y deja de soplar el viento, se convierte en un cuenco que recoge los humos de fábricas y vehículos, con el agravante de la baja calidad de los combustibles. Pero los habitantes capitalinos están convencidos de que se puede hacer más.

Hartos de una situación que se repite cada pocos meses, muchos teheraníes aventaron su males y han colgado imágenes de la nube tóxica que les ha envuelto durante tres días y de personas con mascarillas y carteles de protesta. “Respirar no es bueno para tu salud”, afirmaban algunos con ironía.

El asunto ha desatado un intercambio de acusaciones sobre quién es responsable de la situación. “En los últimos tres años hemos cambiado a gas nuestras industrias y centrales eléctricas para reducir la contaminación”, tuiteó el presidente Hasan Rohaní. También indicó que su Gobierno había sustituido la gasolina de baja calidad por una de nivel europeo y retirado 809.000 vehículos viejos.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.