Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las excelentes relaciones de Hillary Clinton y Mohamed VI

Los correos de la candidata revelan, cuando menos, gran sintonía con el rey de Marruecos

Las excelentes relaciones de Hillary Clinton y Mohamed VI

Entre los 4.000 mensajes robados al jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, y difundidos el pasado 13 de octubre por la organización Wikileaks hay algunos que dan fe de la excelente impresión que causa el rey de Marruecos, Mohamed VI, en la candidata demócrata a la Casa Blanca. En uno de esos mensajes se transcribe el discurso pagado que pronunció Hillary Clinton en Wall Street en enero de 2014 ante General Electric y en el que animaba a invertir en Marruecos: “Le doy al rey Mohamed VI un enorme crédito por la forma en que está gestionando el proceso de cambio en Marruecos”, señaló. “No sé lo que el futuro le deparará a Marruecos pero es un país en el que me gustaría aconsejar que se invierta, porque parece haber hecho una transición, al menos en la primera fase, exitosa”.

Una semana después Wikileaks filtró otros mensajes que reabrieron un debate sobre supuestos pagos de Mohamed VI a la Fundación Clinton. Huma Abedin, consejera de Clinton, indicaba en enero de 2015 a John Podesta que el rey de Marruecos se había comprometido a donar a la Fundación Clinton 12 millones de dólares (11 millones de euros), “aproximadamente”, si Hillary Clinton asistía a una conferencia del foro Clinton Global Initiative (CGI), para el desarrollo de África y Oriente Próximo.

No existe constancia, sin embargo, de que Mohamed VI haya donado 11 millones de euros a esa fundación. No obstante, el pasado abril, el sitio digital estadounidense politico.com desveló que la empresa estatal marroquí exportadora de fosfatos OCP había donado al menos un millón de dólares a la Fundación Clinton para celebrar la conferencia en Marraquech.

Hillary Clinton canceló su presencia en Marruecos una semana después de airearse esa noticia. Y a Marraquech viajaron el expresidente Bill Clinton y su hija Chelsea.

Antiguos empleados de la empresa estatal OCP, habitantes del Sáhara Occidental, declararon entonces a Politico que la candidata “vendió su alma cuando aceptó ese dinero”.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.