Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Alguien tiene que decirlo

Hay cosas que, por obvias, no deberían tener que aclararse; pero dada la confusión y la tergiversación que se produce actualmente en muchos ámbitos, me atrevo a puntualizar:

Que no es democrático ni legítimo intentar obtener mediante algaradas, gritos, descalificaciones y empujones lo que no se ha conseguido en las urnas; que no es democrático ni legítimo sino que es ilegal negarse a obedecer las leyes que no nos gustan; que no es de recibo participar en una votación como miembro de un colectivo y después negarse a respetar el resultado, y que sí es democrático y legítimo respetar la decisión de la mayoría en cualquier asociación, sea un club, un partido político o el Parlamento de la nación. El no hacerlo no nos hace más progresistas ni libertarios sino que nos asemeja a Donald Trump, ese aborrecible candidato que asegura que solo respetará el resultado de las elecciones si este le favorece. Pues eso.— María Olasagasti Duñabeitia. San Sebastián.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.