Petición para cerrar el canal de una ‘youtuber’ por inducir a la anorexia

La solicitud en change.org, que ya cuenta con 9.000 respaldos, afirma que la joven, Eugenia Cooney, pesa 27 kilos

La 'youtuber' acusada de promover la anorexia, Eugenia Cooney.
La 'youtuber' acusada de promover la anorexia, Eugenia Cooney.Instagram

Una petición en change.org recoge el caso de Eugenia Cooney, una youtuber estadounidense que desea ser "un esqueleto con piel", como ella misma ha dicho en sus vídeos. 9.000 firmas respaldan la solicitud, que pretende cerrar el canal de YouTube de esta joven, que, aseguran, pesa 27 kilos. 

Más información
Muere Isabelle Caro, la modelo anoréxica de Toscani
Los jóvenes con anorexia recurren a Internet para reafirmar sus hábitos
Una ‘top’ a su agencia: “No me puedo cortar los huesos”

Cooney, que luce una estética emo, habla de videojuegos, maquillaje, peluquería o moda en sus vídeos, y las pocas veces que ha hecho referencia a su estado de salud, ha asegurado que su constitución es así y que no se está muriendo. Sin embargo, su aspecto físico no deja ninguna duda sobre que su delgadez es extrema. Según la petición de change.org, el público principal de esta joven tiene entre 12 y 21 años y Cooney está dando un "muy mal ejemplo" a la audiencia, en un rango de edad proclive a sufrir trastornos alimenticios. 

Otra youtuber, cuyo canal se llama The New Generation, afirma conocer a Cooney desde hace años, cuando coincidieron en un campamento. La joven ha reconocido que su amiga tiene un problema, pero que ella no sabe nada acerca de anorexia y que por eso no se atreve a hacer ningún diagnóstico. Pero lanza un mensaje directo a la madre de Cooney: "Creo que Eugenia necesita ayuda de su familia. ¿Qué tiene que decir su madre sobre todo esto? Parece que lo está ignorando, pero su hija está sufriendo. Es muy evidente. Se está muriendo, ella podría estar muerta mañana", dice en un vídeo de The New Generation. De hecho, la madre de Cooney parece mantener una buena relación con ella. Ambas aparecen juntas en varios vídeos del canal de la youtuber, hablando, maquillándose la una a la otra o enseñándola a bailar. 

La petición, lanzada hace tres semanas, ya tiene una respuesta por parte de Cooney para sus 676.600 seguidores: "Lo siento si alguien está enfadado, pero de verdad que no estoy tratando de hacer nada mal. Nunca he intentado influenciar a nadie y no animo a la gente para que se parezca a mí. Definitivamente estoy bien y no me estoy muriendo ni nada por el estilo. Os quiero", afirma. La mayoría de comentarios ofrecen a Cooney ayuda y le invitan a que reconozca su supuesto trastorno alimenticio. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS