Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muñeca que arrastra la corriente

El huracán Matthew ha dejado desolación tras de sí, sobre todo en Haití

Una muñeca flota en un riachuelo tras el paso del huracán Matthew por Haití.
Una muñeca flota en un riachuelo tras el paso del huracán Matthew por Haití.

Puerto Príncipe, ocho de octubre de 2016. Han pasado cuatro días desde el paso del huracán Matthew por Haití y es ahora cuando podemos empezar a conocer el alcance total de los daños que ha causado, matando a cientos de personas en su camino y arrasando pueblos enteros.

Este pensamiento me golpea la cabeza cuando de repente veo la muñeca de un niño flotando en un pequeño arroyo que desemboca en el mar Caribe. Nadie parece darse cuenta, tampoco mis colegas de UNICEF que están dejándose la piel para evaluar la situación y conversando con las familias de Arcahaie, una comuna en el departamento oeste de Haití, a 50 kilómetros de la capital.

Pero yo veo la muñeca... y mi corazón da un vuelco.

Es una muñeca enredada en ropas, de pelo oscuro y embarrado y tiene su cara aniñada palidecida por el sol. Una muñeca robada de los brazos de un niño, arrastrada por un arroyo tranquilo que hace tan sólo unos días se convirtió en un río "furiosamente impredecible". Esas fueron las palabras que Augustin Berline, de 26 años, utilizaba para describir la noche de la tormenta, mientras me miraba fijamente a los ojos.

El rumor de que una gran tormenta se acercaba iba de boca en boca. Lo escuchamos pero no podíamos imaginar esto

Frantze, 10 años

"Llovió como nunca he visto u oído antes. Era una noche oscura. El océano tiene olas grandes y se estaban acercando demasiado a nuestras casas ", recuerda Berline, una joven madre de cuatro hijos, que perdió a su marido unos meses después de que su bebé Siypu, que ahora tiene un año, naciera.

Conocí a Berline en una escuela de la ciudad que ahora sirve como refugio temporal a aquellas familias que fueron reubicadas por las autoridades locales para garantizar su seguridad. A lo largo de las zonas más afectadas del país, hay por lo menos 156 escuelas que están siendo utilizadas como refugio, muchas otras están inundadas o destruidas. Al igual que Berline, otras nueve familias buscaron refugio en esta escuela la noche del huracán.

Augustin Berline se refugia, junto con sus hijos, en una escuela de su comunidad.
Augustin Berline se refugia, junto con sus hijos, en una escuela de su comunidad.

"El rumor de que una gran tormenta se acercaba, iba de boca en boca. Lo escuchamos pero no podíamos imaginar que pasaría esto. Estaba aterrado. Temí por mi vida", explica Frantze, un niño de 10 años, que también se trasladó a la escuela con su familia.

El huracán Matthew ha puesto las vidas de millones de niños en Cuba, Haití, Jamaica y República Dominicana en peligro. En Haití, según las últimas informaciones en los medios, más de 800 personas han perdido la vida. Esta cifra podría aumentar a medida que los equipos de rescate vayan teniendo acceso a las zonas del sur más afectadas por la tormenta. El Gobierno estima que al menos 350.000 personas están en necesidad de ayuda humanitaria inmediata.

Los equipos de UNICEF en Haití están trabajando en estrecha colaboración con sus aliados gubernamentales y no gubernamentales para proporcionar una primera entrega de suministros humanitarios a las zonas más afectadas. Por suerte, en el departamento oeste del país, Frantze y el resto de los niños y sus familias están a salvo. El huracán no golpeó con toda su potencia.

Conduciendo de vuelta a la capital puedo ver que en esta zona, los cultivos y las casas están relativamente intactas. Pero no me puedo quitar de la cabeza la imagen inquietante de la muñeca flotando por las corrientes marinas, hacia lo desconocido, mientras me temo que pueda ser lo peor, listo para viajar por carretera en los próximos días para llegar al extremo occidental de la isla, el área más afectada por el huracán.

Manuel Moreno es especialista de comunicación de UNICEF. Se encuentra en Haití apoyando la respuesta de UNICEF tras el paso del huracán Matthew.

UNICEF necesita seis millones de dólares para ofrecer asistencia humanitaria a los niños más afectados de Haití y otros países, y requerirá fondos adicionales según se conozca el alcance de la tragedia. UNICEF Comité Español ha enviado 100.000 euros a Haití como apoyo para la emergencia y aprovisionamiento de suministros urgentes y solicita apoyo a la sociedad española para dar respuesta a los niños afectados por el huracán Matthew. Más información aquí. 

Más información