Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No noticias

Que alguien te iguale o te supere puede ser el signo de tu decadencia pero si quien lo hace es un discípulo tuyo estamos ante algo positivo

Trasplante hepático en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Canarias.
Trasplante hepático en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Canarias. Europa Press

Mi lema periodístico favorito es “la exclusiva de ayer envuelve el pescado de mañana”, o al menos lo era cuando los periódicos eran de papel y el pescado se envolvía con la página de sucesos. Y el que más detesto es el de “las buenas noticias no son noticia”, en parte porque he dedicado media vida a escribir noticias científicas, que suelen ser las únicas buenas que salen en la prensa: el entendimiento siempre es mejor que la confusión, ¿no es cierto? Como dijo el premio Nobel de Medicina sir Peter Medawar, “tras un párrafo opaco siempre se oculta un ignorante o una trama delictiva”. He comprobado hace poco que esta frase les encanta a los abogados, por alguna razón.

Si hay algo que sea aún menos noticia que las buenas noticias, eso son las buenas noticias que se repiten cada año, y en esta categoría cae de lleno el tema de los trasplantes, que salió el martes. “España sigue siendo el líder mundial en trasplante de órganos”. No es ya que sea buena noticia, sino que lo lleva siendo más de veinte años, y eso es capaz de aburrir a una oveja y a un rebaño entero de ellas. Los boletines horarios la daban anteayer con la abulia de un martes de estío, como esperando de manera ociosa a que cayera la noche y se la llevaran al papel reciclado.

Es natural, aunque este año había un dato fastidioso, una china en el zapato que estorbaba el discurrir plácido de la victoria española sobre la historia: Croacia nos ha alcanzado; por primera vez tenemos que compartir el pódium. ¿No será el signo del declive de nuestro proverbial sistema de trasplantes? ¿No habrá ahí un atisbo de una noticia que puede no ser tan buena al fin y al cabo? ¿Una de esas noticias que sí lo son?

Pues no. Resulta que Croacia nos ha alcanzado porque ha importado el modelo español, el sistema de coordinación que creó hace 30 años Rafael Matesanz, el artífice de la Organización Nacional de Trasplantes. De hecho, el centro español asesoró a la sanidad croata. Matesanz está encantado de que su modelo esté funcionando en otros países, porque eso indica que es una buena solución con validez en todas partes, y no una peculiaridad española. También es verdad que en Croacia hay más accidentes de coche que aquí. Quizá debieran importar también el modelo de la DGT, aunque eso perjudicara su marca de los trasplantes.

Que alguien te iguale o te supere puede ser el signo de tu decadencia. Que te iguale o te supere un discípulo tuyo, sin embargo, son buenas noticias. Así que ya lo ven, amigos, seguimos sin noticia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.