Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Hacen las Comunidades Autónomas lo posible por evitar los incendios?

Los trabajos de prevención de fuegos en áreas forestales requieren un esfuerzo continuo, muchos recursos y buena coordinación con el Gobierno central

Incendio forestal en Arbo, Pontevedra.
Incendio forestal en Arbo, Pontevedra.

En un par de semanas, entre los fuegos que se desataron en Canarias y Galicia, han ardido alrededor de 11.000 hectáreas, más de un tercio de todo el terreno que se había calcinado durante el 2016. Los incendios forestales son una lacra que regresa cada verano, sin que haya campaña o medida que haya logrado remediarlo.

El cuidado forestal es una responsabilidad que recae sobre cada Comunidad Autónoma. Tareas como limpiar la maleza o abrir cortafuegos deberían llevarse a cabo durante todo el año, y no sólo de cara a la campaña estival, la de más riesgo. Además, cuando aparecen y se extienden las llamas, las autonomías deben saber coordinarse para movilizar con mayor agilidad recursos estatales: hidroaviones, retenes. ¿Están demostrando esa capacidad? ¿La voluntad al menos?

También la justicia debe tener algo que decir. El viernes pasado un juzgado gallego decretó prisión sin fianza para la vecina de 57 años de Cerceda (A Coruña) acusada de haber prendido hasta 15 fuegos desde el 18 de julio con unas simples velas aromáticas y un mechero. Sin embargo, no basta con eso, es necesario investigar si tras sus acciones ha podido haber un interés económico o de otro tipo.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Tienen las Comunidades los recursos suficientes para hacer frente a este mal tan tristemente cotidiano? ¿Hacen lo suficiente? Puedes enviar tu opinión aquí: CartasDirector@elpais.es indicando en el Asunto: Incendios forestales. También vía mensaje en el Facebook de El País Opinión.

La opinión de los lectores

Estos son los comentarios más destacados hasta el momento:

Es evidente que no se hace lo suficiente para evitar los incendios forestales; ni hay personal suficiente, ni tienen los medios necesarios, ni la vigilancia es continua. Además, esos trabajadores están mal pagados y, en muchos lugares, la temporada por la que son contratados es el único trabajo que tienen durante todo el año. He visto durante años arder la montaña en las proximidades del litoral valenciano; ahora todo ese terreno, en la misma montaña, está masivamente edificado. Donde hay un incendio forestal no se debería permitir edificar a nadie y, tampoco, vender esa madera quemada a bajísimo precio. Los incendios forestales son una forma más de corrupción.

Ángel Villegas

-----------------------------------

Desde hace más de 40 años estamos sufriendo esta lacra en nuestra tierra, y las políticas para combatirlas siguen siendo las mismas. Los pinos, los eucaliptos, no son los culpables. En Trabada (Lugo), población que cuenta con plantaciones masivas, no hay incendios. ¿La razon? El monte ahí es ordenado y rentable. Pero ¿cómo se hace rentable un monte de menos de 1.000 metros cuadrados? Es imposible, para muestra lean la noticia del diario EL PAÍS del 16/08/2016. En la Ribeira Sacra la tormenta arrasó 120 hectáreas con 1.250 parcelas, una media de menos de 1.000 metros por parcela. Así esta el monte en Galicia. Para empezar: concentración parcelaria, vías de comunicación y cortafuegos amplios que se podrían aprovechar para explotaciones agrícolas o ganaderas. En gran parte de Europa es rentable el monte, en Galicia, no.

Julio Francisco Gil

---------------------------

Los incendios siguen arrasando hectáreas en Galicia, los montes y bosques siguen en el abandono y los pirómanos (o casi terroristas) lo tienen muy fácil para quemar. Tenemos que limpiar los montes y bosques podando también los árboles y preparando cortafuegos; el material se puede utilizar para biomasa o para quema controlada; para hacer este trabajo se debería de contratar a personal a lo largo de todo el año, pues también harían la vigilancia, todo esto lo tendría que coordinar la Xunta con los ayuntamientos y también puede participar el Gobierno central. Para apagar los incendios se gasta mucho dinero en aviones y helicópteros y al final todo se queda quemado. Ese dinero estaría mejor invertido en pagar a ese personal que se contrata y así evitaríamos los incendios.

Andrés Sanjurjo Martínez

-----------------------------------

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.