Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué los más perjudicados en unas terceras elecciones serían Ciudadanos y Podemos?

Los últimos datos del Centros de Investigaciones Sociológicas (CIS) indican que Podemos y Ciudadanos perderían fuelle en unas terceras elecciones

Gráfico sobre el barómetro del CIS.
Gráfico sobre el barómetro del CIS.

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) pronostica que, en caso de que el bloqueo que atenaza la formación de Gobierno no se resolviera y abocara a terceras elecciones, el PP volvería a ganar. Un 87% por ciento de su electorado repetiría el voto que ya emitió el 26-J y, además, un 5% de los que dieron su crédito a Ciudadanos votaría ahora por los populares. Parecido caso viven los socialistas, que han pasado de que se diera por hecho el sorpasso de Podemos a ver cómo éstos pierden un punto y medio. Las encuestas son sólo eso, estimaciones estadísticas, pero parecen indicar que los más dañados si se prolongara la incertidumbre serían los partidos nuevos.

¿Y tú qué piensas? Por qué crees que tanto Ciudadanos como Podemos pagarían la factura de la falta de Gobierno ante unos nuevos comicios? ¿Volverán a equivocarse las encuestas? Puedes enviar tu opinión aquí: CartasDirector@elpais.es indicando en el Asunto: CIS terceras elecciones. También vía mensaje en el Facebook de El País Opinión.

La opinión de los lectores

Estos son los comentarios más destacados hasta ahora:

En situaciones de crisis o incertidumbre, existen dos posibilidades reactivas: la moderada, que inclinaría el voto hacia el centro, es decir, a los espectros de derecha o izquierda mas moderados; y la conservadora, basada en una supuesta reacción natural a que en tormenta la tendencia es a "volver a casa" a lo conocido, al abrigo del hogar.

Iván Arandia

-------------------------------

En todas las elecciones habidas hasta ahora, desde el comienzo de la era democrática, he votado. Si hubiese unas terceras elecciones, no volvería a hacerlo nunca más. Ya estoy harto de ver cómo cada partido va a lo suyo sin importarles el conjunto del país, los ciudadanos, que somos los que les damos de comer. Ya está bien. Tú decides, dicen cuando hay que ejercer el voto. Si realmente nosotros decidiésemos,se irían a casa todos.

Juan Riveraü

-------------------------------

Aparte de tomarse el resultado de las encuestas con mucho escepticismo, el probable motivo es la bajada de la participación. La gente que no esté desencantada con la política va a seguir votando como hasta ahora; la gente que sí lo esté y piense o que todos son iguales o que votar no sirve de nada, dejará de hacerlo. Y esto afecta más a Podemos y a Ciudadanos porque son los que sí pudieron captar ese voto desencantado. El millón de votos que perdió Podemos + IU se fueron sobre todo a la abstención; el medio millón de ciudadanos, al PP; lo que se ve es una tendencia similar.

Álvaro Martín Ortega

-----------------------------

El sondeo del CIS sobre intención de voto provoca una mezcla de incertidumbre y temor, al revelar un panorama idéntico al de las elecciones del 26-J. Tras casi mes y medio transcurrido, el electorado mantiene intactas sus preferencias y, —salvo sorpresa— no parece dispuesto a cambiarlas. La gobernabilidad del país continúa en el aire porque, mientras el PSOE mantenga su bloqueo a un Gobierno popular, las terceras elecciones parecen inapelables. No es momento para debatir si son galgos o podencos, como en la fábula deTomás de Iriarte, quienes tienen que gestionar el país, sino de ofrecer soluciones eficaces con urgencia. No se puede desperdiciar el tiempo.

Emiliano López Sánchez

-------------------------------

Los partidos llamados emergentes bajarían por una simple cuestión, ya no son novedad, ya son más de lo mismo, no han hecho nada que los distinga de los de siempre, por lo tanto, aquí vale el refrán de "más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer".


Juan Luis Mejías

--------------------------------

El tiempo corre a favor de los partidos tradicionales por varias razones. La principal es que la única oportunidad que tenía Podemos, por ejemplo, de imponerse en el escenario político fue durante el peor momento de la crisis. A medida que el país se vaya alejando cada vez más del epicentro de esa crisis y todo vuelva a la normalidad, menos opciones tendrá Podemos.

Jorge Fernández Castro


Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.