Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las limitaciones de pactar en Twitter

Valerse de 140 caracteres es poco para proponer la receta que evite nuevas elecciones

El responsable del equipo económico del PSOE, Jordi Sevilla. EFE | ATLAS

Se ha levantado un buen revuelo a causa del mensaje lanzado por el socialista Jordi Sevilla a través de Twitter, que decía así: “Para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Las reacciones más benignas hablaron de propuesta confusa o de brindis al sol; otros lo entendieron como una “aterradora” advertencia de que el PSOE se prepara para abstenerse en la futura investidura de Mariano Rajoy. De hecho, Soraya Sáenz de Santamaría lo interpretó como un apoyo al gobierno del partido más votado, dando por hecho que lo será el PP.

El responsable del equipo económico del PSOE hubo de dejar claro que sigue apostando al mismo caballo. Un mensaje posterior puntualizó que no tiene “ninguna duda” de que el candidato con más apoyo parlamentario será su secretario general, Pedro Sánchez. Visiblemente molesto con el tono de las críticas, Sevilla lanzó quejas como esta en la red social: “Jopé con los “demócratas”, que descalifican antes siquiera de leer y entender aquello q descalifican. Todo muy cool!”

Una solución como la sugerida por Jordi Sevilla le habría venido bien a Pedro Sánchez el 4 de marzo, puesto que habría salido del Congreso convertido en jefe del Gobierno. El fracaso de su investidura y la inexistencia de más candidatos son los motivos constitucionales que han llevado a convocar las segundas elecciones en seis meses. De ahí el temor a que sean necesarias unas terceras si se repiten bloqueos parecidos. Pero, ¿qué pasaría si el que lograra más apoyos parlamentarios tras el 26-J fuera Rajoy? ¿El PSOE prepara el terreno para dejarle gobernar?

Es verdad: a falta de mayorías, algo habrá que hacer para desatascar la ausencia de Gobierno. Sin embargo, un (hipotético) pacto sobre este asunto no vale para una sola vez: tiene que plasmarse en una norma de rango legal como garantía para todos, y eso es imposible por lo menos hasta que exista una legislatura de verdad. En todo caso, el episodio ilustra sobre la dificultad y los riesgos de lanzar propuestas políticas de cierta complejidad valiéndose solo de 140 caracteres. Twitter no se presta a los matices.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >