Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
tiempo libre

Este verano practica meditación con tu hijo, le irá mejor en el cole

Un estudio asegura que los niños que hacen yoga o 'mindfulness' se concentran más en las clases

Gente, haciendo yoga en Seúl.
Gente, haciendo yoga en Seúl.

Hoy en día son muchas las personas que realizan el denominado mindfulness, práctica que consiste en concentrarse en la propia respiración y en los pensamientos de uno mismo para tratar de eliminar el estrés, la ansiedad y el ruido mental. Numerosos estudios avalan que dicha práctica tiene muchos beneficios en los adultos, tanto a nivel emocional como físico pero, ¿y en los niños? Según los expertos, los efectos que produce a nivel cerebral la meditación en los niños pequeños que la practican genera un mayor impacto en su desarrollo intelectual.

Un nuevo estudio publicado en la revista científica Mindfulness in Behavioral Health realizado por las psicólogas Kristen E. Lyons y Jennifer DeLange, de la Universidad de Denver, sobre los efectos de la meditación de los niños durante sus clases en el colegio, evidencia que los alumnos de preescolar, primaria y secundaria que meditan pueden llegar a mejorar el rendimiento de su cerebro y lograr unos óptimos resultados académicos.

“Los principios de la neurociencia revelan que la meditación tiene su mayor impacto positivo cuando el cerebro está es sus primeras etapas de desarrollo”. Maite Insua es profesora oficial de yoga por la Asociación Española de Kundalini Yoga (A.E.K.Y) y actualmente trabaja como profesora en varios colegios de Madrid para niños. “Los beneficios que el yoga aporta a los niños son muchísimos, porque sobre todo trabaja las emociones. Gracias a estos ejercicios mejoran la confianza en sí mismos, la autoestima y la concentración. Realizamos trabajos de atención y equilibrios, tanto físicos como emocionales y aprenden sobre valores”, explica la experta.

A pesar de todo, se ha mostrado bastante escéptica sobre los resultados del estudio que garantizan un mejor rendimiento y éxito en las calificaciones de los exámenes. “Creo que no hay nada que sea milagroso. Es verdad que aprenden a interiorizar muy bien la importancia de que en la vida existen momentos de atención y momentos de extensión y, si esto lo aplican a sus rutinas de estudio el resultado puede ser muy positivo”, añade.

¿Se toman en serio las clases o lo ven como un juego? Según nos comenta Maite hay de todo. “La mayoría de los niños se porta muy bien, pero hay otros que son más nerviosos. Pero sí puedo decir que son conscientes de que el hecho de respirar les puede cambiar la manera de tomarse un problema, ya sea con la profesora o con sus compañeros del colegio. Es muy importante que sepan gestionar desde pequeños sus conflictos del día a día”, explica la experta.

“Lo que más me sorprende es cuando, después de las meditaciones cantadas, se quedan tan quietos y callados. Les encantan los mantras cantados”, añade.

Implantación del mindfulness en los colegios españoles

Cada vez hay más colegios que incorporan el mindfulness dentro del horario escolar. A pesar de que no es una práctica aún muy extendida en España, actualmente son más de 200 colegios los que la tienen incluida en sus programas. Canarias fue pionera en implantar una asignatura de carácter obligatorio y evaluable denominada “Educación Emocional”, en la que se incluye un poco de mindfulness y yoga. En Madrid, solo son los colegios privados los que utilizan este tipo de pedagogías, exceptuando la impartición de algunos talleres puntuales en los colegios públicos.

Existen otros programas como Escuelas Conscientes, en Valencia, Programa Treva, en Cataluña o Programa Aulas Felices, en Aragón relacionados con las terapias alternativas y la psicología positiva, pero aún nos encontramos muy lejos de los programas americanos u holandeses.

Son muchos los expertos e investigadores en mindfulness infantil los que aseguran que su entrenamiento puede mejorar la salud, ya no solo de las personas que presentan problemas de salud mental común, sino también en la fortaleza y bienestar de los menores.

Algunos de los beneficios más frecuentes son:

  • Progresos académicos y mejoras en el aprendizaje
  • Regulación de las emociones
  • Mejoras en la concentración
  • Aumento de la introspección
  • Desarrollo de la capacidad de compresión

Por ello, expertas como la holandesa Eline Snel, fundadora de la Academia Internacional para la Enseñanza de Mindfulness, explica en su página web que cada vez hay más juntas escolares, equipos directivos y docentes que creen que el Mindfulness es un valor añadido en las escuelas. “En los colegios se experimenta estrés, aulas ruidosas, problemas de conducta, mientras que la calma interior, que tanto se necesita, está en declive", asegura.

“La buena educación no es solo la transmisión de conocimientos, sino también de los valores y el comportamiento hacia los demás y hacia nosotros mismos. Se necesita que los niños practiquen mindfulness para que consigan alcanzar su propia paz interior” (Eline Snel)

Por su parte, Susan Kaiser, autora del libro A Mindful Child y exmiembro de la clínica Pediátrica del Hospital Infantil de la Universidad de California (UCLA), en una reciente publicación en su página web, anima a que las escuelas implanten programas de meditación para niños. “Soy consciente de que no se trata de una tarea nada fácil, lo importante es empezar poco a poco, ya sea en el colegio o fuera de él”, afirma la experta.

Kaiser propone integrar el Mindfulness en programas gratuitos del colegio enmarcados dentro del aprendizaje social y emocional e, incluso, en la asignatura de educación física. “Es mi opinión basada en mi amplia experiencia trabajando en el campo de la meditación con niños”, concluye.

Más información