Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vídeo| El reto de los 4 minutos: sí, estás haciendo mal las flexiones

Probablemente cometas alguno de estos cuatro errores al hacer una flexión. Te damos las pautas para que no vuelva a pasar

Quien más quien menos ha hecho alguna flexión en su vida. Otra cosa es que la haya realizado bien. Esta semana, en nuestra serie El reto de los 4 minutos, Gonzalo Maganto, el entrenador personal de ICON, muestra los errores más comunes a la hora de hacer fondos de potencia, también conocidos como flexiones de brazos.

“Es más importante la calidad que la cantidad. Siempre es mejor hacer cinco flexiones sin cometer errores que hacer 30 mal”, asegura Maganto. Lo mejor es empezar con una intensidad baja e ir aumentándola a medida que se perfeccione la técnica. Si la intensidad no es la adecuada el cuerpo tenderá a encogerse, terminaremos bajando la cadera, y esto puede provocar problemas lumbares. “Lo ideal es empezar con las rodillas y una vez que controlemos el ejercicio podremos hacerlo poniendo los pies. De esta forma se aumenta la palanca”, apunta nuestro especialista.

Es indispensable controlar el abdomen. Este tira hacia arriba de la tripa y nos ayuda a que el movimiento de la columna sea el adecuado. Hay tener presente la alineación corporal en todo momento

Entonces, ¿cómo se realiza una flexión correctamente? Cuando la cadera queda alineada con el pecho. “Tienen que flexionarse los codos de manera que lo que primero baje sea el pecho y no las caderas”, explica Maganto. “Es indispensable controlar el abdomen. Este tira hacia arriba de la tripa y nos ayuda a que el movimiento de la columna sea el adecuado. Hay que tener presente la alineación corporal en todo momento”.

Este es un trabajo específico de hombros, tríceps y pectorales. Si las flexiones se hacen juntando los hombros al bajar se ejercitarán más los tríceps y los hombros, y si se hacen separando los brazos se trabajarán más los pectorales. Un truco para no cargar el cuello es intentar alejar lo máximo posible los hombros de las orejas. O sea, no encoger los hombros.

¿Y los resultados? “Empezaremos a notar tono y crecimiento muscular a partir del mes y medio”, asegura Maganto. 48 horas después de hacer flexiones llegarán las típicas agujetas producidas por la rotura de microfibras musculares, y tras esta rotura se generarán más fibras que aumentarán el tamaño del músculo.

Otros capítulos de nuestra serie El reto de los 4 minutos:

- Cinco ejercicios para presumir de unos glúteos duros. Pincha aquí para ver el vídeo.

- Seis ejercicios para que no te quejes más de la espalda. Pincha aquí para ver el vídeo.

- Así se hacen los abdominales perfectos. Pincha aquí para ver el vídeo.

- Pectorales y brazos fuertes. Pincha aquí para ver el vídeo.

- La bici estática, o cómo adelgazar sin salir de casa. Pincha aquí para ver el vídeo.

- Ponte en forma en casa y con solo dos toallas. Pincha aquí para ver el vídeo

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información