Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ellen DeGeneres, contra la ley de Misisipi que discrimina a los gais

La popular presentadora pronuncia en su programa un discurso en defensa de los derechos de los homosexuales

Ellen DeGeneres en Nueva York en octubre de 2015.

La popular presentadora Ellen DeGeneres se suma al discurso que se opone a las leyes contra los derechos de los homosexuales en Estados Unidos. Esta vez ha sido el Estado de Misisipi el que, amparándose en la libertad religiosa, ha aprobado una ley que permite negar a los gais el matrimonio, la adopción, los servicios sanitarios e incluso despedirlos, no contratarlos y negarles el alquiler o la compra de una vivienda si el denunciante alega motivos religiosos. DeGeneres ha aprovechado su programa, por el que han pasado todas las celebrities del momento y hasta Barack y Michelle Obama, para pronunciarse al respecto.

"No soy una persona muy implicada en cuestiones políticas", explica en su emotivo discurso. "Pero esto no es política, son derechos humanos y esta ley es la definición exacta de discriminación". La presentadora también recuerda que en junio del año pasado el Tribunal Supremo legalizó el matrimonio homosexual en Estados Unidos. Ahora, Misisipi ha legislado en contra de ese derecho en defensa de la libertad religiosa.

DeGeneres se suma así a buena parte de la industria de Hollywood, que el pasado mes de marzo se unió para protestar contra una ley similar aprobada en Georgia. Estrellas como Anne Hathaway, Julianne Moore, Matt Bomer, Aaron Sorkin y Ryan Murphy están entre los 30 actores y directores que amenazaron con boicotear al Estado de Georgia —que en los últimos años se ha convertido en el nuevo Hollywood— si no paralizaba el proceso de ley. Los estudios Walt Disney, 21st Century Fox, NBC/Universal y Time Warner, entre otros, también se han unido a la causa. 

Con su discurso, además de denunciar la situación, DeGeneres mandó un mensaje de apoyo a todas las personas gais que viven en los Estados que han aprobado estas leyes. "Si estás en Misisipi o en Carolina del Norte o en cualquier otra parte y estás triste por el hecho de que la gente te esté juzgando por a quién amas, hay esperanza. A mí me despidieron por ser gay y sé lo que se siente, lo perdí todo", explica. Y añade, sin perder nunca su clave de humor: "Pero mírame ahora: puedo comprar la casa de ese gobernador, darle la vuelta y sacarle un beneficio de siete millones de dólares".

Si Misisipi continúa adelante, la ley, que también prohíbe a las personas transexuales cambiarse de sexo, comenzará a ser efectiva en julio. Ellen DeGeneres aprovechó su situación como altavoz mediático y quiso terminar su discurso con un mensaje positivo: "Creo que es importante que recordemos que nos parecemos más de lo que nos diferenciamos. Y todos queremos las mismas cosas: amor, aceptación, bondad. Así que yo abogo por menos odio y más amor. Menos marginación y más trabajar juntos. Menos sentarse y más bailar".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >