Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El control de armas, fuera del debate republicano por la Casa Blanca

Mientras la sociedad de EE UU lo discute, los candidatos a la presidencia ignoran el tema

Uno propuso tirar una manta de bombas sobre Siria. Otro, mandar más tropas. Un tercero propuso cerrar algunas partes de Internet, además de prohibir la entrada a los musulmanes en Estados Unidos. El que estaba a su lado matizó que no a todos, solo a algunos. También se habló de que el Gobierno pueda leer los mensajes privados de Facebook de los ciudadanos. Todas estas propuestas las hicieron sobre un escenario de Las Vegas el martes los candidatos a la nominación republicana a la presidencia durante un debate sobre terrorismo. Nadie mencionó establecer algún tipo de control sobre las armas en Estados Unidos. Ni una vez.

Los candidatos respondían así al estado de tensión provocado por el atentado de San Bernardino, California, el pasado 2 de diciembre. Sin embargo, cuanto más se sabe del operativo con el que Syed Farook y Tashfeen Malik mataron a 14 personas, menos respuestas parecen encontrarse en Siria o en Irak. Farook era estadounidense nacido en Chicago. No viajó a ninguna guerra lejana para volver fanatizado. Era un inspector de sanidad atraído por los discursos fundamentalistas que encontraba en Internet. No atacó ningún objetivo espectacular, le bastó con la fiesta de Navidad de su trabajo. ¿Y las armas de guerra? Dos rifles de asalto AR-15 que le compró un amigo, legalmente. Las bombas, se las hizo él. La influencia maligna de su esposa, paquistaní y muy conservadora, también está descartada. Farook planeaba atentados desde 2011. Para eso quería dos rifles de asalto.

Ni una palabra sobre las armas en el debate. Los candidatos ignoraron que la matanza de San Bernardino fue, sobre todo, un tiroteo. La respuesta del Partido Republicano cuando hay un tiroteo es que “estas cosas pasan”. Pero Farook y Malik hicieron lo mismo que los asesinos de Columbine. En el caso de San Bernardino, la única diferencia es el tipo de odio que les movió a hacerlo. De todas las propuestas contra el terrorismo de ISIS que se escucharon en el debate, ninguna habría evitado ese atentado.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.