Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete investigaciones realizadas en el espacio que son útiles en la Tierra

Hoy se cumplen 15 años de la presencia de astronautas en la Estación Espacial Internacional, donde se han descubierto tecnologías que ya se aplican en tierra

La Estación Espacial Internacional vista durante el vuelo Soyuz TMA-20 y tomada por la expedición 27 Ampliar foto
La Estación Espacial Internacional vista durante el vuelo Soyuz TMA-20 y tomada por la expedición 27. Reuters

Desde el 20 de noviembre de 1998, la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) orbita a 420 kilómetros de distancia de la Tierra a una velocidad de 8 kilómetros por segundo. Este centro de investigación espacial ha recibido a más de 200 astronautas en sus 17 años de vida. El 2 de noviembre del año 2000 llegaron los primeros ocupantes y, desde entonces, las investigaciones y los avances que se han llevado a cabo allí arriba han tenido múltiples aplicaciones a la vida en la Tierra. Estos son algunos ejemplos de cómo la investigación en el espacio puede contribuir a resolver problemas globales.

Potabilizar agua

Tanto en la Estación Espacial Internacional como en una pequeña aldea en África subsahariana, conseguir agua potable es vital para la supervivencia. Usando la tecnología desarrollada por la estación espacial, las áreas de la Tierra más afectadas por este problema pueden conseguir acceso a máquinas de filtrado de agua y sistemas de purificación. La Corporación de Seguridad del Agua, una empresa que colabora con la NASA, ha desplegado en algunos países sistemas de purificación usando la tecnología de procesamiento de agua de la NASA.

La detección del cáncer de mama

El Robot Autónomo de Imagen Guiada (IGAR, por sus siglas en inglés) es un instrumento quirúrgico inspirado en unos brazos robóticos diseñados por la agencia espacial de Canadá en la Estación Espacial Internacional. Está en ensayos clínicos para usarse en pacientes con cáncer de mama. IGAR funciona dentro de una máquina de resonancia magnética para ayudar a identificar con precisión el tamaño y la ubicación del tumor. Gracias a él, los cirujanos también serán capaces de realizar movimientos muy precisos durante las biopsias.

Atención médica en cualquier lugar

http://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/4_bringing_space_station_ultrasound2.gif

Para los astronautas de la Estación Espacial Internacional, encontrar un médico en la sala es algo complicado. Están en órbita a alrededor de 420 kilómetros sobre la Tierra, y necesitan una forma de conseguir atención médica si tienen algún problema de salud. Este inconveniente se abordó a través de un estudio de Diagnóstico Avanzado de Ultrasonido en Microgravedad. Esta investigación ha desarrollado protocolos para realizar procedimientos complejos de forma rápida con la orientación de expertos a distancia. Los cuidados médicos podrían así ser más accesibles en regiones remotas gracias al uso de unidades de ultrasonido, la telemedicina y las técnicas de orientación a distancia, como las utilizadas para las personas que viven en la estación espacial.

El brazo robótico que opera tumores

http://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/6_robotic_arm_lends_healing_touch_2.gif

El delicado toque que eliminó con éxito un tumor en forma de huevo del cerebro de Paige Nickason, una paciente estadounidense que fue operada en 2008, fue de la mano de un brazo robótico. La tecnología que desarrolló el neuroArm, primer robot del mundo capaz de realizar esta cirugía, nació de Canadarm, Canadarm2 y Dextre, la familia de robots espaciales que realizan el trabajo pesado y el mantenimiento a bordo de la Estación Espacial Internacional de la Agencia Espacial Canadiense. Desde la cirugía de esta paciente, neuroArm se ha utilizado con 35 enfermos que también tenían tumores aparentemente inoperables.

Entender los mecanismos de la osteoporosis

Aunque mucha gente nunca va a experimentar la vida en el espacio, los beneficios de estudiar la pérdida de hueso y músculo a bordo de la estación espacial tiene potencial para intervenir en las vidas de algunas personas en la Tierra. Los científicos de la estación llevaron a cabo un estudio con ratones para entender los mecanismos de la osteoporosis. Esta investigación hizo posible la creación de Prolia, un producto farmacéutico para tratar a personas con esta enfermedad.

Controlar los desastres naturales

http://www.nasa.gov/sites/default/files/thumbnails/image/13_monitoring-natural_disasters_from_space2.gif

El ISERV (Investigación Ambiental y Sistema de Visualización), es un sistema de imágenes que se encontraba a bordo de la estación y que capturó fotografías de la Tierra para su uso en países en desarrollo afectados por desastres naturales. Estas imágenes pueden ayudar con la respuesta rápida a las inundaciones, los incendios, las erupciones volcánicas, la deforestación, la proliferación de algas nocivas y otros tipos de eventos naturales. Cada 24 horas la estación recorre más del 90% de las zonas pobladas de la Tierra y este sistema recogía hasta 1.000 imágenes por día. Aunque ya completó con éxito su misión, la estación espacial sigue siento una plataforma importante para la observación de la Tierra en tiempos de desastre.

Describir el comportamiento de los fluidos

Los Experimentos de Flujo Capilar a bordo de la estación espacial estudian el movimiento de un líquido sobre distintas superficies, como por ejemplo, los que fluyen a lo largo de una toalla de papel. Estas investigaciones se traducen en modelos que describen el comportamiento de fluidos en condiciones de microgravedad, los cuales han dado lugar a un nuevo dispositivo de pruebas médicas en la Tierra. Este nuevo dispositivo podría mejorar el diagnóstico del VIH y sida en las zonas más remotas del planeta, en parte gracias a los conocimientos adquiridos a partir de los experimentos espaciales.

Más información