Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Mata, el toque ‘british’

Ídolo en el Manchester United, este futbolista huye de estereotipos. Estudia dos carreras, dedica tiempo a la lectura y es imagen de la firma de relojes IWC Schaffhausen

Juan Mata lleva americana de Ermenegildo Zegna, pantalón de Loewe, jersey de Cos, zapatillas de Adidas y reloj IWC Portugieser Cronógrafo automático (estilismo de Cristina Terrón). Ampliar foto
Juan Mata lleva americana de Ermenegildo Zegna, pantalón de Loewe, jersey de Cos, zapatillas de Adidas y reloj IWC Portugieser Cronógrafo automático (estilismo de Cristina Terrón).

El futbolista Juan Mata mira con ojos de niño. De curiosidad. Durante las cinco horas en las que posa paciente para la sesión fotográfica se acerca a menudo a la pantalla del ordenador. Mira cómo ha quedado esa imagen, cómo le sienta ese traje o si ha salido con buena cara. Es la misma curiosidad con la que le enseñaron a vivir sus abuelos y sus padres. La misma que ha guiado esos pies con los que a los 27 años ha labrado un palmarés soberbio: campeón del mundo y de Europa con la selección española, y vencedor de la Champions con el Chelsea, entre otros títulos. Es la curiosidad, y el deseo por sentirse importante, que le llevó a dejar el Real Madrid siendo un juvenil para irse al Valencia y luego a emigrar a Inglaterra. Hoy, más de cuatro años después, es un ídolo en el Manchester United, un jugador contrastado, lleno de comodidades y lujos, pero el gusanillo por aprender cosas nuevas sigue tan vivo como en su infancia. Ahora la curiosidad le lleva a visitar la Withworth Art Gallery en una tarde libre, a pasear por las cafeterías y tiendas del barrio de Northern Quarter, a colarse en un club de jazz. Un tipo un tanto inquieto cuya imagen le ha llevado a ser embajador de los relojes IWC Schaffhausen. Entre sus aficiones también está fotografiar la naturaleza en Lake District, unos paisajes que le recuerdan a la verde Asturias en la que creció. Nacido en 1988 en Burgos, donde su padre acababa su carrera como futbolista, pronto aprendió a viajar y a sentir el deseo de ver mundo.

“A mí me enseñaron de pequeño a ser curioso, y para mí es fundamental a la hora de vivir”, cuenta Mata una vez que los flases se han apagado. Fuera del terreno de juego, el centrocampista no responde al estereotipo de un futbolista cualquiera. Estudia Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y Marketing, a distancia en la Universidad Camilo José Cela, aunque avanza despacio porque el balón le deja poco tiempo y es complicado cuadrar exámenes con los profesores. “Espero terminar algún día”, dice. Escribe un blog, One hour behind, sobre los partidos que juega con el Manchester, y en el que el 60% de las visitas proceden de China, gran mercado internacional del club inglés. La escritura no se le da mal, pero prefiere devorar libros: “Me gusta de todo, autobiografías de gente a la que profesionalmente puedo admirar, ficción… Depende del momento. Me ha gustado mucho la biografía de André Agassi, es muy cruda, muestra que la vida del deportista de élite a veces no es tan bonita”. Paul Auster también es de los últimos autores que han pasado por sus manos. No es extraño ver a Mata en la librería Waterstones de la calle Deansgate, tomando un café en el piso de arriba y buscando alguna obra nueva. Siempre esa curiosidad…

De hecho, encontrar a Mata callejeando como un ciudadano más resulta bastante normal. En Londres, cuando jugaba en el Chelsea, vivía en un piso en el centro. Ahora lo hace en Bowdon, a unos 15 minutos de Manchester, en la misma calle que David de Gea y Ander Herrera, los otros españoles del equipo. “Londres es fantástica, es varias ciudades en una, pero va a mil por hora, es una locura. Manchester es más tranquila, más ciudad normal”, cuenta.

Juan Mata viste traje y camisa de Dsquared2, gemelos de Hermès y reloj IWC Portugieser Calendario Anual azul (estilismo de Cristina Terrón). ampliar foto
Juan Mata viste traje y camisa de Dsquared2, gemelos de Hermès y reloj IWC Portugieser Calendario Anual azul (estilismo de Cristina Terrón).

¿Le gusta la vida en Inglaterra? Sí, me gusta la cultura inglesa en el sentido de que hay bastante respeto por la tradición. La gente tiene sus tradiciones y no las pierde por nada del mundo. Es muy diferente a España, donde hay más viveza, esa chispa latina, la vida es más relajada. Aquí tienen horarios más compactos, salen a trabajar siempre a una hora y tienen la vida más organizada.

¿Cómo es vivir en Manchester? Lo mejor es que tiene un ambiente muy british, muy inglés. En cuanto a música, muchos grupos importantes salieron de aquí. En cuanto a arquitectura, es una ciudad muy inglesa. Tiene galerías, museos, buenos restaurantes. Lo menos bueno es el tiempo. Me adapté muy bien después de vivir en Londres. Ya son cinco años en Inglaterra. Han pasado muy rápido. Parece que fue ayer cuando estaba en Valencia… Estoy contento con el balance.

¿Le gustaría volver a España? Ahora no me lo planteo. Echo de menos a la familia, los amigos, pero por ahora estoy muy bien en el Manchester. Tengo la sensación de que acabo de llegar y de que me quedan muchas cosas por hacer.

Y deportivamente, ¿cómo explica lo que es jugar en Inglaterra y en el Manchester United? A nivel deportivo es una experiencia muy positiva. Le recomiendo a cualquier jugador que venga al menos un año a vivir lo que es la Premier, porque en cuanto a afición, Liga, estructura…, lo que representa el fútbol aquí es fantástico. Se nota un respeto especial hacia el jugador. Es increíble. Estás en un equipo de máximo nivel y cuando perdemos la afición sigue animando, piensan en el próximo partido con ilusión. Eso te da más ganas de ganar y de dedicárselo a ellos. Es diferente a España. Aquí lo entienden de forma especial. En Inglaterra comprenden el fútbol como un juego al que saben que puedes ganar, pero también perder. Son de ese equipo a muerte, en las buenas y en las malas. En España se entiende de otra forma el ir al estadio y apoyar a tu equipo. En Inglaterra es increíble la manera de vivirlo. Cuando acabamos la temporada, siempre damos una vuelta al campo para dar las gracias a la gente por el apoyo. Pero habíamos quedado los séptimos en la Liga y teníamos una mala sensación. Los aficionados nos apoyaron, nos decían que no pasada nada, que el año siguiente sería mejor… Me imagino esto en un equipo grande en España y no creo que sea así.

La moda me interesa, aunque no soy un loco de los desfiles. Que vistan bien en el fútbol tampoco hay demasiados

Los entrenamientos comienzan un día normal a las nueve de la mañana y terminan a las tres de la tarde. Esta abre un abanico de opciones: ir al cine –le gustan las películas de Woody Allen y apenas ve la televisión–, a las terrazas del pueblo cercano de Hale. Mata disfruta ante el mantel, aunque no se prodiga en los fogones. Ensalada, pasta, arroz, carne. El menú del futbolista está muy controlado. Casi siempre come en la ciudad deportiva del Manchester y cuando puede acude a algunos de sus restaurantes preferidos con el resto de españoles: el Manchester House, el francés 63 Degrees, el italiano San Carlo o el asiático Australasia.

Quizá solo haya algo con lo que disfrute tanto como el fútbol. “No entiendo la vida sin música. Me encanta casi todo y no puedo decir un estilo o un grupo preferido. Desde que vine a Inglaterra escucho más grupos de pop rock británicos, también música house según para qué momentos, los cantautores españoles…”. Ahí sí hace Mata sus pinitos con una guitarra española que le enseña a tocar un amigo.

También la moda le llama la atención. “Me agrada ver a gente que viste bien, su estilo”, dice. Le acompaña la marca suiza de relojes IWC Schaffhausen. “Tenemos una relación ya de varios años, que empezó porque es una firma que me entusiama, su estilo, su elegancia y sobriedad. Surgió la oportunidad y estamos muy contentos. Los que más me gustan son los relojes IWC Pilot, Portugués y Portugués Calendario Anual. La moda me interesa. No soy un loco de los desfiles, pero si hay alguien en el vestuario vestido con algo…, siempre hay cachondeo, como con De Gea. Que vistan bien no hay demasiados”, ríe el centrocampista español.

Mata viste traje de Emporio Armani, jersey de Calvin Klein Platinum, zapatillas de Adidas y reloj IWC Portugieser Calendario Perpetuo en oro rojo y con esfera ardoise (estilismo de Cristina Terrón). ampliar foto
Mata viste traje de Emporio Armani, jersey de Calvin Klein Platinum, zapatillas de Adidas y reloj IWC Portugieser Calendario Perpetuo en oro rojo y con esfera ardoise (estilismo de Cristina Terrón).

La familia sigue en las raíces de la vida de Mata, aunque ya no sea ese niño curioso de Asturias, sino una de las estrellas de uno de los mejores equipos del mundo. Sus padres acuden con frecuencia a verle y en la casa a menudo hay algún amigo. “Mis padres y abuelos intentan tratarme con normalidad, con el mismo respeto y cariño que cuando era un niño. Les debo todo. Me han enseñado a entender la vida con normalidad, a ser agradecido con lo que me está pasando y a reconocer lo afortunado que soy”. Con los amigos disfruta de otra de sus grandes pasiones, viajar. A Israel, Croacia, Maldivas, las islas griegas. En la agenda de destinos pendientes le queda Nueva Zelanda.

Y la fama, ¿cómo se lleva? A mí la fama no me llama demasiado la atención. Tenemos muchos seguidores por todo el mundo, por África y Asia también, y la gente te conoce. Soy una persona tranquila. Cuando voy por Manchester, el trato de la gente es respetuoso. No tengo problemas en hacerme fotos. Aquí te respetan bastante. Me agrada que tengan una buena imagen de mí.

¿Se siente bien en soledad? Creo que es buena en su justa medida. Esa soledad que te permite desconectar durante el tiempo que uno necesite. Pero no la soledad no buscada, la que se presenta como única posibilidad. No tengo grandes problemas en ser o no famoso, pues trato de hacer una vida acorde con mis aficiones e intereses, sin pararme a pensar si soy conocido.

El respesto por el futbolista en Inglaterra es especial e increíble. Cuando perdemos, la afición sigue animando

¿Eso es lo que no le gusta del fútbol? Del fútbol, lo que prefiero es jugar, entrenarme, lo que está dentro del terreno de juego. El resto, con el paso de los años te das cuenta de que las cosas no son tan ­bonitas o tan justas como parecen y te puede desencantar lo que es el negocio del fútbol y cómo se maneja. Pero me gusta tanto jugar que lo equilibra. Si se maneja tanto dinero es porque el fútbol es el ­deporte más importante en la mayoría de países del mundo. Ese ­dinero se mueve de un club para otro, de un representante para otro, de un jugador para otro, porque se genera… Uno tiene que estar alerta para que la gente que hay alrededor, que a veces trata de aprovecharse de nosotros, no lo haga. Yo he sentido eso y, por suerte, me he dado cuenta a tiempo. Lo que menos me interesa del fútbol es todo lo que lo rodea.

¿Qué tipo de personas prefiere junto a usted? Las personas directas, honestas, curiosas, divertidas. Valoro, entre otras, todas esas cualidades. Sin embargo, me desagradan las interesadas o las que tienen una personalidad alejada de la sencillez o de la franqueza. Luego admiro a todos los que han dedicado su vida, o parte de ella, a tratar de mejorar la situación de la humanidad, sea cual fuere su entorno personal. Ellos de verdad son los que merecen reconocimiento. Hablo, por ejemplo, de Nelson Mandela.

O sea, que cuando se retire como futbolista, preferiría no ­seguir metido en este mundo. Siempre he pensado que después del fútbol querría hacer otras cosas. Tantos años con lo mismo…, todo el mundo necesita un momento de ­desconexión, de dedicarse a otrios intereses, conocer mundo, viajar. Esa es mi idea ahora, no sé qué pasará luego. Desde que vine a Inglaterra y hablo con fluidez el inglés, me he dado cuenta de lo importante que son los idiomas. A veces estamos en España y solo pensamos que existe el español. Me encantaría poder aprender más idiomas, francés, portugués…

Lo que menos me gusta del fútbol es todo lo que lo rodea. Hay que estar alerta para que alguna gente no se aproveche

Y de no haber llegado a ser futbolista, ¿dónde estaría ahora? De no ser futbolista, hubiese hecho lo que mi grupo de amigos: tratar de estudiar una carrera. A mí me atrae Publicidad y Marketing. Hubiera hecho algo así, como mis amigos, que han estudiado Derecho o Económicas. Admiro las profesiones que no tienen el reconocimiento social que tiene el futbolista, como los médicos, pero que intentan mejorar la vida de los demás.

La nueva temporada ha comenzado como un rayo para Mata. El estadio de Old Trafford le idolatra y el español ha respondido con números: tres goles y cuatro asistencias en los primeros 11 partidos del curso. El mítico United lucha por recuperar sus viejos días de gloria. Para eso confía en este futbolista que lo sigue mirando todo con los ojos curiosos de un niño pequeño.

elpaissemanal@elpais.es