Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toledo, nueva capital española de la gastronomía 2016

La Federación de Periodistas de Turismo galardona a la ciudad castellano-manchega por su "combinación" entre patrimonio, cultura y cocina

Vista de Toledo al atardecer. Ampliar foto
Vista de Toledo al atardecer.

Toledo será la capital española de la gastronomía en 2016, la ciudad castellano-manchega tomará el relevo de Cáceres a primeros del próximo enero gracias a la "creativa combinación entre patrimonio, cultura y gastronomía que atrapa a sus visitantes", argumentó este martes el jurado del certamen organizado por la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (Fepet) y la Federación Española de Hostelería (FEHR). El jurado ha tenido en cuenta también que en 2016 Toledo conmemorará el 30º aniversario de su declaración por la Unesco como Ciudad Patrimonio Mundial.

"Nuestro objetivo es potenciar el turismo gastronómico y, aunque eso es algo difícil de cuantificar, las cuatro ciudades que han obtenido antes esta distinción han aumentado espectacularmente el número de visitantes", apunta Mariano Palacín, presidente de Fepet, tras conocerse el resultado de la deliberación del jurado que ha decidido entre las candidaturas de Toledo y Huelva. "Es muy importante también la repercusión mediática que tiene este galardón. Por ejemplo, cuando Burgos fue elegida y apareció en The New York Times se dobló el número de turistas norteamericanos que recibió la ciudad", añade Palacín.

"Queremos que Toledo Capital Gastronómica impulse y dé a conocer una cocina moderna que se está reinventando a partir de la tradición, los productos locales y un patrimonio único. Con sensibilidad, armonía y elegancia. Una cocina con la que Toledo se expresa con un lenguaje nuevo, capaz de deslumbrar y enamorar", afirmó tras conocerse el fallo la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón.

Su candidatura ha recibido el apoyo de los chef Pepe Rodríguez, Iván Cerdeño y José Carlos Fuentes

“La cocina tradicional de Toledo puede definirse como gustosa y sugerente, expresiva y luminosa, franca y directa, consistente y nutritiva. Un gozoso ensamblaje entre sencillez, la de sus productos, y elevación, el ingenio de sus gentes. Algo similar a lo que ocurre en El Quijote, donde se funde el alma del pueblo llano con una cultura elevada. Por la humildad de su despensa, la cocina toledana exige altas dosis de ingenio y de habilidad para sacar lo mejor de cada producto y acertar en las armonías gustativas”, puede leerse en el dossier que el Ayuntamiento presentó para defender su candidatura.

Las ciudades de Almería, Gijón y León, que mostraron su interés por participar en el certamen, no llegaron a formalizar su candidatura porque el plazo de presentación de proyectos finalizó el pasado 30 de septiembre. "Había ganas de optar al galardón aunque el calendario no haya ayudado mucho, ya que algunas ciudades finalmente han optado por aplazar su candidatura para el próximo año, a la vista del poco tiempo disponible para elaborar la documentación requerida. Las últimas elecciones municipales han supuesto cambios en los equipos de gobierno de ciudades muy relevantes. Muchos apenas llevan 100 días en sus responsabilidades de gestión", apunta Palacín.

Toledo, con más de tres millones de visitantes al año, es uno de los principales destinos turísticos de España. Escritores como Cervantes, Lope de Vega, Benito Pérez Galdós, Alejandro Dumas y Théophile Gautier han alabado su cocina. Además, fue en Toledo donde se publicó el primer tratado de cocina en lengua castellana: Libro de guisados, de Ruperto de Nola, en 1529, coincidiendo con la estancia en la ciudad del emperador Carlos V. La gastronomía toledana antigua se nutre de productos humildes. Puchero, cocido, gachas, migas, pan, pote y pisto son algunos de sus platos más famosos. Además, destacan sus legumbres, hortalizas, bacalao, guisos de caza menor y de aves domésticas, escabeches, vinos, aceite de oliva, quesos… Un listado que se completa con algunas aportaciones y destellos más suntuosos: perdiz estofada, cordero o carnero, gallina en pepitoria, pichones asados, ciervo, mazapán, dulces conventuales…

La ciudad que tan bien pintó el Greco ha recibido el apoyo de algunos de sus más prestigiosos chefs: Adolfo Muñoz (Restaurante Adolfo), Pepe Rodriguez (El Bohío, de Illescas con una estrella Michelin), Iván Cerdeño (El Carmen de Montesión, con una estrella Michelin), Tomás Palencia (Asador de Palencia), Javier Brichetto (Musakaya), José Carlos Fuentes (Valdepalacios, también con una estrella Michelin); así como el ganador del programa MasterChef, el joven talaverano Carlos Maldonado, o Inés Gárate, del centenario Obrador Santo Tomé, artífices del mazapán.