Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando los mosquitos se ríen de los insecticidas

Dado que el Programa Nacional de Control de la Malaria de Mozambique está diseñando y ampliando actividades, el seguimiento continuo de la resistencia en mosquitos es crítico

Un mosquito de la malaria, descansando en un porche exterior.
Un mosquito de la malaria, descansando en un porche exterior.

La resistencia a los insecticidas es una amenaza creciente para los programas de control y de eliminación de la malaria. La resistencia a los piretroides, (moléculas que se aplican a cosechas, plantas de jardines, animales domésticos...) que dominan tanto el mercado de las mosquiteras tratadas con insecticida como el del rociamiento en el interior del hogar, ha sido descrita en todos los países africanos.

Sin embargo, hasta ahora no existían datos recientes sobre el estado de la resistencia a los insecticidas entre algunos mosquitos clave en la transmisión de malaria en el distrito de Manhiça (sur de Mozambique). Las últimas cifras disponibles databan de hace seis años —de un estudio de Kloke RG, Nhamahanga E, Hunt RH, Coetzee M, publicado en 2011— e indicaban que era un problema emergente. Dado que actualmente el Programa Nacional de Control de la Malaria de Mozambique está diseñando y ampliando las actividades para eliminar la malaria en el sur del país y, puesto que los insecticidas desempeñan un papel crucial, el seguimiento continuo de la resistencia en mosquitos es crítico.

Por esas razones, el año pasado Katey Glunt y yo pasamos tres meses en el CISM (Centro de Investigación en Salud de Manhiça) con el objetivo de evaluar los niveles de resistencia a los insecticidas en las poblaciones locales de mosquito. Esto significaba empezar por la base: cazar mosquitos en el terreno, ya fuese a través de recolección de larvas en estancamientos de agua o bien capturando mosquitos adultos en las paredes del interior de las casas.

Cazando larvas de mosquito en el exterior y mosquitos adultos en el interior. ampliar foto
Cazando larvas de mosquito en el exterior y mosquitos adultos en el interior.
Cazando larvas de mosquito en el interior. ampliar foto
Cazando larvas de mosquito en el interior.

Estas larvas y adultos fueron criados hasta la siguiente generación de adultos, la cual se expuso a los insecticidas según el procedimiento de bioensayos en tubos de la OMS, o bien colocándolos en auténticas mosquiteras tratadas con insecticida. Los test mostraron que el principal vector en el área, Anopheles funestus, es extremadamente resistente a los piretroides: únicamente entre un 5% y un 20% de los mosquitos murieron tras una hora de exposición a las dosis discriminatorias recomendadas por la OMS. Además, fueron necesarias seis horas de exposición para matar al 50% de los mosquitos que descansaban sobre una red mosquitera tratada con insecticida. Pese a que sabemos que el impacto operacional de la resistencia solo puede ser evaluado por medio de ensayos clínicos (observando el efecto en la manifestación de la enfermedad en humanos), los resultados nos conmocionaron. Los insecticidas de primera línea no se pueden usar más en campañas de rociamiento, por lo que recomendamos que se evalúe urgentemente si necesitamos implementar en la zona la siguiente generación de redes mosquiteras (aquellas que, más allá de los piretroides, llevan otros compuestos adicionales).

Dejando estas implicaciones terribles a un lado, estoy muy orgulloso de este estudio: es el primero de la Plataforma de Entomología del CISM desde 2005. El último hasta la fecha presentaba datos recogidos entre 1998 y 1999 y mostraba que los habitantes de Manhiça recibían de media 15 picaduras de mosquitos infectados de malaria por año (cabe tener en cuenta que recibían otras 1.235 picaduras anuales de mosquitos sin malaria).

Exponiendo mosquitos a insecticidas en el INS (Mapunto) en en redes impregnadas en insecticida de larga duración en el CISM (Manhiça). ampliar foto
Exponiendo mosquitos a insecticidas en el INS (Mapunto) en en redes impregnadas en insecticida de larga duración en el CISM (Manhiça).

La renovada Plataforma de Entomología del CISM está determinada a continuar con el seguimiento de la resistencia a los insecticidas en Manhiça y en los distritos colindantes. Pero no nos detendremos ahí: estamos decididos a identificar a las especies vector, tanto primarias como secundarias. Estamos estudiando los hábitos de los mosquitos a la hora de picar y de descansar para identificar a aquellos que atacan en el exterior y, de esta manera, evitan el contacto con mosquiteras y paredes rociadas con insecticida. Esperamos ser capaces de testar nuevos productos de control del vector que están actualmente en fase de desarrollo para ver cómo actúan contra nuestros mosquitos del sur de Mozambique. Asimismo, damos cursos para entomólogos en el país, con temáticas que van desde los métodos para capturar mosquitos al diseño de estrategias de control utilizando los datos recogidos. Es decir, que nuestro equipo, ahora liderado por Lucía Fernández, y nuestras actividades están creciendo rápidamente. Estoy convencido que la caza de mosquitos continuará por muchos años.

Krijn Paaijmans es un entomólogo dedicado a la investigación en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).