Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jane Birkin no quiere que el famoso bolso lleve su nombre

La cantante pide a Hermès que rebautice el accesorio de piel de cocodrilo hasta que se empleen “mejores prácticas para fabricarlo”

Jane Birkin pide a Hermès que cambie el nombre del famoso bolso
Jane Birkin, actriz y cantante británica e inspiración de uno de los bolsos más deseados de Hermès. AFP

Es uno de los bolsos más deseados, con listas de espera que se alargan meses hasta llegar uno a convertirse en propietario del famoso bolso Birkin. Pero precisamente quien da nombre al famoso, y caro, accesorio de Hermès quiere desvincularse de él. La actriz y cantante Jane Birkin ha solicitado a la firma francesa que "rebautice" el mítico bolso de piel de cocodrilo que lleva su nombre. Defensora de los derechos de los animales, la británica quiere que se deje de usar su nombre hasta que Hermès no aplique en la fabricación del bolso "mejores prácticas" que respondan a la normativa internacional sobre el sacrificio de esos animales.

Su reclamación, según ha comunicado el agente de la artista en una nota, se produce después de que Birkin, de 68 años, admita haber sido advertida de la crueldad de los métodos empleados en la matanza, y teniendo en cuenta, además, que ella apoya las peticiones de la ONG Mercy for animals (Piedad para los animales) del actor estadounidense Joaquin Phoenix, que protestan "contra todo comportamiento inadecuado contra los animales". "Después de haber sido alertada por las prácticas crueles reservados para los cocodrilos durante su masacre para la producción de los bolsos de Hermès que llevan mi nombre (...) he solicitado a la maison Hermès que rebautice el Birkin Croco", han sido sus palabras textuales.

Uno de los ejemplares del bolso Birkin realizado con piel de cocodrilo. ampliar foto
Uno de los ejemplares del bolso Birkin realizado con piel de cocodrilo.

El accesorio fue creado en 1984 por la maison francesa tras un encuentro fortuito en un avión entre la actriz -expareja del icono francés de la chanson Serge Gainsbourg- y Jean-Louis Dumas –entonces presidente de la compañía-, en el que ella, entonces una joven madre, se quejaba de no encontrar nunca un bolso lo suficientemente grande a la par que elegante. Su lengüeta fraccionada en tres partes y el candado que ejerce como cierre han convertido este bolso fabricado a mano por una sola persona (requiere de 18 a 25 horas de trabajo) en un accesorio de lujo. Innumerables rostros conocidos que se han colgado sus asas en el antebrazo han contribuido a construir la leyenda en torno a él, cuyo precio puede ascender hasta elevadas cifras. El modelo fabricado en cocodrilo, disponible a partir de 33.000 euros y en múltiples colores, suele salir también a subasta: a principios de junio, un bolso Birkin en piel de cocodrilo y de color fucsia rompió el récord en una subasta en la casa Christie’s de Hong Kong para este accesorio de lujo al alcanzar un precio de 202.000 euros.

De izquierda a derecha: la modelo Irina Shayk y las actrices Reese Witherspoon y Sofia Vergara, con un Birkin.
De izquierda a derecha: la modelo Irina Shayk y las actrices Reese Witherspoon y Sofia Vergara, con un Birkin.

Peta, organización que lucha por los derechos de los animales, comenzó en junio una campaña para pedir a Hermès que cesara “inmediatamente de comprar y usar pieles exóticas, y la venta de accesorios de piel de cocodrilo y caimán”. Y para conseguir su objetivo realizó una investigación y una posterior exposición sobre las granjas de cocodrilos de la firma, de Texas a Zimbabwe, donde los animales son supuestamente hacinados en pozos de hormigón estériles antes de ser "crudamente llevados" a la muerte -se necesitan dos o tres cocodrilos para un solo bolso-. Imágenes que han llevado a Birkin a tomar la decisión de querer desvincular su nombre de la firma.

"Jane Birkin tiene dudas con respecto a las prácticas para sacrificio cocodrilos. Sus comentarios de cualquier manera no afectan a la amistad y la confianza que compartimos desde hace muchos años", ha dicho la firma en un comunicado hecho público este miércoles, que añadí que "Hermès respeta y comparte su emoción y también quedó en shock por la reciente publicación de las imágenes". La marca asegura, además, que impone los más altos niveles de ética en el tratamiento de los cocodrilos por parte de sus socios y que "cualquier prueba de negligencia será corregida y castigada", y niega que la granja de Texas puesta en cuestión sea de su propiedad.

Más información