Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este es el hombre más en forma del mundo

Acaba de ganar los 'juegos olímpicos del crossfit', con pruebas extremas. Nos citamos con él en Los Ángeles, donde estos deportistas son semidioses

Crossfit
Ben Smith, ganador del Reebok Crossfit Games 2015, y hombre más en forma del mundo.

Ben Smith desayuna cada día cuatro piezas de bacón y cinco huevos revueltos. Algún trozo de bacón (recuerde, panceta ahumada según la RAE) acaba en las fauces de su perro, que espera babeando a los pies de su dueño hasta que cae la sabrosa propina. Para almorzar, este hombre musculoso se decanta por guacamole con carne. La cena la consasagra a "un buen entrecot". Aunque parezca lo contrario por este contundente menú, Smith se cuida. Y mucho. "Es inevitable cuando le otorgas al crossfif el control de tu vida", señala este joven estadounidense de 25 años que acaba de ser proclamado el "hombre más en forma del mundo", como se designa a los que se alzan con la sufrida victoria de los Reebok Crossfit Games, los juegos olímpicos de una especialidad que causa furor extremo en EE UU y que se ha extendido por muchos países de Europa, especialmente por España.

Antes de seguir con el campeón habría que definir lo que es el crossfit. Sin entrar en detalles, se podría decir que es una combinación de ejercicios físicos variados muy exigentes ejecutados a alta intensidad: gimnasia, halterofilia, carrera, natación... Smith habla del crossfit con una devoción ausente de impostura. Estamos ante casi una religión. "Para practicarlo la familia es tan importante o más que la alimentación: cuanto más abundante y carente de hidratos de carbono mejor. Sin trabajo en equipo no hay resultados. Es una de las primeras normas que tienes que memorizar cuando le entregas al crossfit la hegemonía de tu cuerpo", señaló a crossfit.com Smith, que entrena siempre con su hermano Ben, su primo Brock y su amigo Ryan.

“Cuando entras en un nivel de competición alto necesitas mucho apoyo. Esto también afecta a la gente que te rodea. Es un estilo de vida muy egoísta. Todo se centra en ti. Mi mujer tuvo que poner mucho de su parte para sobrellevar aquella etapa”, dice Chris Spealler, leyenda del 'crossfit'

Todos viven en Chesapeake, que con 230.000 habitantes (el 62% blancos) es una de las ciudades más grandes de Virginia. Chesapeake es un lugar peculiar. Gracias a su bahía proporciona un microclima casi tropical enviadable en la zona, caracterizada por unos inviernos duros. Está integrada en Virginia, ese estado donde tiene su sede la CIA (el servicio de inteligencia de Estados Unidos) y donde se ubica parte de la popular serie Homeland. En la serie, el militar Nick Brody no practica crossfit, pero bien podría hacerlo ya que su perfil encaja con el de Smith y sus colegas: tipos blancos, cachas y familiares. Todos (excepto Brody) entrenan en un garaje que ha acondicionado Ben en su casa.

Lo que ha hecho es construiir un box, como se llaman los gimnasios de crossfit. Entrena cinco días a la semana, unas tres horas cada jornada. Smith cuenta de dónde le viene la obsesión por estar en forma: “En mi familia siempre hemos practicado deporte. Mi hermano mediano hacía gimnasia, y mi hermano pequeño y yo jugábamos al béisbol. Siempre hemos sido muy competitivos con todo. Nos ha gustado superarnos en lo que hacemos, fuera lo que fuera. Es un poco nuestra manera de divertirnos”. Hasta su madre está incluida en este estilo de vida que todo lo trastoca. “Cuando dejó de hacer béisbol llegó a casa y ahí fue la primera vez que habló del crossfit. Me enseñó un vídeo en el ordenador y me dijo que iba a ganar esa competición. Desde entonces hasta me entrena a mí y me enseña las posturas que tengo que poner para no hacerme daño con el peso”, ha declarado la madre. Si accedes al Twitter del hombre más en forma del mundo lo primero con lo que tropezarás será con su foto de boda. Noelle Rodgers, pareja de Ben desde el instituto y actual mujer, lleva compartiendo la aspiración de su marido desde las clases y los recreos.

Fotogalería (pinchar en la imagen para ver más) con las imágenes más destacadas del Reebok Crossfit Games 2015. ver fotogalería
Fotogalería (pinchar en la imagen para ver más) con las imágenes más destacadas del Reebok Crossfit Games 2015.

“Conozco a Ben antes de que él conociera el crossfit. Lo descubrió en el instituto y quedó absolutamente deslumbrado. Desde entonces vivimos en una especie de comunidad. Es como una familia… Lo veo tan a gusto en este entorno de comunidad que a mi también me hace feliz. Siempre intentamos pensar primero en qué es lo que él necesita. Todo está centrado en él. Sus hermanos, amigos y yo estamos para lo que necesite: comida, descanso, tranquilidad”, señaló la devota pareja del campeón. Todos estos mimos han dado sus frutos: después de participar en siete ocasiones en los Reebok Crossfit Games, a la octava se ha llevado en gran premio.

Todo ocurrió en Los Ángeles, en el estadio StubHub Center en Carson, del 21 al 26 de julio, donde se celebraron los Reebok Crossfit Games, que encumbran al hombre y a la mujer mejor preparados físicamente del globo. Allí, 20.000 personas acudieron cada jornada a ver las pruebas. ¿Cómo funciona esta competición? Dave Castro, un de los jefazos de la empresa Crossfit, es el responsable de diseñar y anunciar horas antes de que empiecen las pruebas de competición en qué van a consistir los ejercicios para alzarse con el título.

Ben Smith el día de su boda. Ella se llama Noelle Rodgers. Es la foto de su perfil de Twitter.
Ben Smith el día de su boda. Ella se llama Noelle Rodgers. Es la foto de su perfil de Twitter.

Hasta el mismo día de la competición ningún atleta conoce a lo que tendrá que enfrentarse. En esta edición de los Reebok Crossfit Games los deportitas han tenido que sortear ejercicios extremos. Como el middle madness (media locura): corren 400 metros, levantan unas pesas de 135 kg y otra vez a correr; y así hasta seis rondas sin descansos. O como los 100 metros de pig flip (voltear al cerdo): una carrera de 100 metros levantando y tumbando una mancuerna gigante de 250 kg (180 kg para mujeres). Son ejercicios que buscan poner los cuerpos al límite, como sentadillas (en tandas de 500 repeticiones), escalada de cuerda sin la ayuda de piernas (hasta cuatro repeticiones consecutivas) o abdominales hasta el agotamiento. Pruebas, como se puede leer, a las que solo se pueden enfrentar atletas altamente cualificados.

Ben Smith, tras ganar una prueba en los recientes Reebok Crossfit Games.
Ben Smith, tras ganar una prueba en los recientes Reebok Crossfit Games.

Una visión desde la grada del estadio mientras discurría la competicón ofrecía un mar de músculos, tanto de ellos como de ellas. En realidad es una fábrica de producción de superhéroes: si algún día el Capitán América pierde la forma, con una semana en un box vuelve a su mejor aspecto. El crossfit ha ganado adeptos alrededor del mundo a una velocidad inusual. España es el segundo país europeo, por detrás de Inglaterra, en ganar seguidores, con más de 30.000 practicantes en apenas cinco años. Esta especialidad parece haber dado con la tecla adecuada de una sociedad con poco tiempo para invertir en procesos, pero muchas ganas de exigir resultados.

Ben Smith (izq.), preparando el desayuno con su hermano y un amigo, en su casa de Chesapeake (Virginia).
Ben Smith (izq.), preparando el desayuno con su hermano y un amigo, en su casa de Chesapeake (Virginia).

Ben Smith desayuna todos los días cuatro piezas de bacón y cinco huevos revueltos. Entrena cinco días a la semana. "El 'crossfit' tiene el control de mi vida", asegura

Crossfit
ofrece efectos rápidos en un entorno de comunidad unida donde se compite contra uno mismo. Hay gente que incluso tiene un entrenador personal. “La tarea del coach es saber cómo acercarse a esa persona y lograr sacar el máximo potencial, lo que él tiene dentro. Además de entrenadores somos amigos, a veces familia y también su psicólogo. Debemos estar pendientes de lo que les afecta”, cuenta Jorge Cadena Aguilar, fundador de la revista mexicana especializada en crossfit, líder en español, Rx Magazine, y propietario de un box en Acapulco.

Pero, ¿quién es el cerebro (que no músculo) de todo esto? Se llama Greg Glassman y es el creador del crossfit, el gurú absoluto al frente de una empresa millonaria. Glassman abrió en 1995 su primer box de trabajo en California. Actualmente existen cerca de 12.000 gimnasios crossfit en todo el mundo, un periódico (CrossFit Journal), una fundación (CrossFit Kids Foundation) y los Reebok Crossfit Games, que se llevan celebrando, anualmente, desde 2007. Para que un box pueda hacer uso del nombre crossfit y tenga derecho a estar incluido en el mapa internacional de la cadena de Glassman, es necesario abonar anualmente 3.000 dólares (2.700 euros) a la organización. Crossfit además ha desarrollado su propia ropa de entrenamiento, con prendas específicas de la mano de la marca Reebok y recomendaciones alimenticias, como la dieta paleo (de paleolítico).

“Cuando entras en un nivel de competición alto necesitas mucho apoyo y hablar con gente que te ayude. Esto también afecta a las personas que te rodean y te quieren. Es un estilo de vida muy egoísta. Todo se centra en ti, en tus entrenamientos y tu evolución. Mi mujer tuvo que poner mucho de su parte para sobrellevar aquella etapa”, nos cuenta Chris Spealler, el atleta que más veces ha participado en los Reebok Crossfit Games y una auténtica leyenda de esta especialidad.

Aquí, en Los Ángeles, los atletas de crossfit son tan estrellas como las que pasean a diario en Hollywood Boulevard. Son semidioses, el ejemplo de una constancia inaudita y un cuerpo sobrenatural. “Te metes en esto sin darte muy bien cuenta. Empiezas y vas una vez al día a entrenar. Luego vuelves dos veces al día por el box y eso poco a poco se convierte en seis horas cada jornada. Como mucho descansas cuatro días al mes. Cuando te levantas y tu cuerpo te dice que hoy no harás un buen entrenamiento es momento de descansar”, cuenta Spealler.

Pero sin duda la leyenda por encima de los semidioses en la historia de los Reebok Crossfit Games se llama Rich Froning: durante cuatro años consecutivos se ha alzado con el título al hombre más en forma del mundo (2011-2014). Un ídolo para los crossfiters alrededor del mundo que en su Twitter se declara "siervo de Dios, padre de sus hijos y marido de su mujer".

El que ha tomado el relevo de Froning es Ben Smith. Este hombre, que vive del crossfit (participando en competiciones y con los beneficios que le reporta su propio box) solo se da un descanso: cuando juega con sus amigos al Mario Kart, su segunda pasión. Que no todo va a ser crossfit.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información