Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polanski asistirá en Polonia a la vista judicial sobre su extradición

Al realizador le persigue un caso por abusoso a una menor desde hace más de 30 años

El cineasta Roman Polanski.
El cineasta Roman Polanski. Cordon Press

El cineasta Roman Polanski comparecerá ante los tribunales polacos el próximo 25 de febrero en el marco del proceso de extradición solicitado por Estados Unidos, que reclama al director por un delito de abuso sexual sobre una menor cometido en California en 1977, según ha anunciado este martes Jan Olszewski, abogado del realizador. "En línea con la declaración realizada antes, el señor Roman Polanski asistirá al tribunal", ha asegurado Olszewski. Según explicó el letrado, si el tribunal falla a favor de la solicitud de extradición, será el Ministerio de Justicia polaco quien decidirá si la aprueba o la rechaza. Mientras la polémica continua, Polanski (nacido en 1933), que vive en Francia, se encuentra en Cracovia, donde ultima los preparativos para su próxima película, El caso Dreyfus.

Portada del libro de memorias de Samantha Geimer.
Portada del libro de memorias de Samantha Geimer.

El director galardonado con un Oscar, se confesó culpable en 1977 de haber tenido relaciones sexuales con Samantha Geimer, una adolescente de 13 años, durante una sesión de fotos en la casa de Jack Nicholson en Los Ángeles -que supuestamente iba a ser publicada en Vogue Francia- por los efectos del champán y las drogas. Polanski pasó 42 días en la cárcel como parte un acuerdo para reducir los cargos. Huyó de Estados Unidos al año siguiente, mientras estaba en libertad bajo fianza de 2.500 dólares, pensando que el juez anularía el acuerdo y lo enviaría a prisión durante años.

En 2009, el director fue detenido en el aeropuerto de Zúrich (donde iba a ser homenajeado en un festival) por una orden de arresto emitida por Estados Unidos y fue puesto bajo arresto domiciliario. Fue liberado en 2010 después de que las autoridades suizas decidieran no extraditarle. La ministra de Justicia suiza de entonces,  EvelineWidmer-Schlumpf, argumentó su decisión por los "defectos de forma" en la causa presentada por la fiscalía californiana. Hasta ese momento, Polanski se había pasado el último año bajo arresto domiciliario y controlado con una pulsera de vigilancia policial que le impedía alejarse más de 100 metros de su casa en la lujosa estación de esquí de Gstaad.

Ahora, con 81 años, es visto por muchos polacos como uno de sus mayores referentes culturales vivos. El pasado 24 de diciembre un tribunal de Los Ángeles rechazó la petición de la defensa del director de Chinatown o El pianista para cerrar definitivamente el caso, una causa pendiente -de la que la Geimer dio cuentas en un libro autobiográfico- que desde hace décadas le impide pisar suelo estadounidense, aunque la supuesta víctima retiró los cargos contra Polanski hace ya años.

Más información